Publicidad

ANTENA 3 NOTICIAS ACCEDE A LOS AUDIOS

Junqueras y siete exconsejeros catalanes defendieron ante la Audiencia Nacional que rechazan la violencia

En sus declaraciones el pasado 2 de noviembre, Oriol Junqueras y siete exconsejeros defendieron que ni participaron ni impulsaron actos violentos durante el proceso independentista. Es su estrategia para tratar de defender que no pueden achacárseles los delitos de rebelión y sedición.

EP | Madrid
| 21.11.2017 21:05

El exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras y siete exconsellers defendieron ante la Audiencia Nacional el 2 de noviembre que ni participaron ni impulsaron actos violentos durante el proceso independentista, en unas declaraciones en las que se negaron a contestar las preguntas del fiscal y sólo aceptaron de su abogado y, en algunos casos, de las otras defensas.

En sus comparecencias, Junqueras, Raül Romeva (Exteriores), Joaquim Forn (Interior), Carles Mundó (Justicia), Jordi Turull (Presidencia), Dolors Bassa (Trabajo), Josep Rull (Territorio) y Meritxell Borrás (Gobernación) se quejaron a la magistrada Carmen Lamela de que no tuvieron tiempo de preparar la declaración al citarles con menos de 24 horas de margen.

No ha trascendido la declaración del otro exconseller que declaró, Santi Vila (Empresa), y que fue el único que quedó en libertad con cargos tras declarar; el resto, ingresaron por orden de la magistrada en las cárceles madrileñas de Estremera (los hombres) y Alcalá Meco (las mujeres), mientras otros (incluido Carles Puigdemont) no acudieron a la citación judicial y se quedaron en Bruselas.

A preguntas de sus abogados, los investigados negaron haber promovido la violencia, como estrategia para tratar de defender que no pueden achacárseles los delitos de rebelión y sedición por la proclamación de la independencia.

Junqueras aseguró que nunca jamás promovió ni participó en actos violentos, entre otras cosas por convencimiento personal y por ser religioso: "Yo soy creyente y, por lo tanto, cualquier cosa relacionada con la violencia me parece fuera de lugar".

"Para mi, en la acción política, se puede defender de todo, pero nunca en mi vida he defendido la violencia. Todos mis pronunciamientos han ido en función de la palabra civismo. Para mi la violencia no es justificable", dijo Turull.

En la misma línea se pronunció Bassa, aludiendo a sus principios como profesora de una escuela cristiana; Borràs se definió como una persona dialogante y de paz, mientras que Rull dijo: "No puedo entender el ejercicio de la política sin este compromiso insobornable" de la no violencia.

De la misma manera, Mundó rechazó la violencia; Romeva dijo defender siempre la vía pacífica y democrática, igual que Forn, quien además como conseller de Interior aseguró que nunca dio órdenes para que los Mossos d'Esquadra desobedecieran el mandado de los tribunales de impedir el referéndum de independencia.

Publicidad