Independencia Cataluña

Junqueras y Puigdemont se ven las caras en Waterloo por primera vez en 4 años

Ha sido una reunión corta y de perfil bajo. Es la primera vez que se encuentran desde octubre de 2017, cuando Puigdemont huyó de Cataluña sin avisar a su entonces vicepresidente

Publicidad

Oriol Junqueras y Carles Puigdemont han protagonizado este miércoles la reunión más esperada por el independentismo. Ambos se han visto las caras por primera vez después de cuatro años, una especie de cumbre que ha sido corta y de perfil bajo. De hecho, el expresidente de la Generalitat ni siquiera ha salido a la puerta a recibir a la comitiva.

En este encuentro también han participado Raül Romeva y el rapero Valtònyc. La reunión, en cualquier caso, ha puesto de manifiesto la frialdad que existe entre ambos mandatarios.

Encuentro descafeinado

El propio Junqueras, líder de ERC y que hace apenas dos semanas salió indultado de la cárcel, descafeinó ayer, durante una visita al Parlamento Europeo en Estrasburgo, el encuentro, asegurando que para la reunión en Waterloo (Bélgica) con el ex presidente de la Generalitat "no hace falta ninguna reconciliación" ya que él "siempre" ha mostrado "voluntad" de entendimiento.

A su llegada a la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo (Francia), Junqueras recalcó que "siempre es un placer" reencontrarse con Puigdemont y restó importancia al hecho de que el político de JxCat haya optado por no desplazarse a Estrasburgo –donde debía seguir el pleno de la Eurocámara- y en su lugar realizar su labor parlamentaria de forma telemática desde su residencia en Waterloo.

Hasta Estrasburgo se desplazaron también el martes la expresidenta del Parlament Carme Forcadell y las exconselleras Dolors Bassa y Meritxell Serret, que no pudieron entrar al Parlamento como visitantes por las restricciones por el coronavirus.

Dos visiones sobre la independencia

Los dos equipos de Gobierno reconocen que con la foto de hoy no será suficiente para resolver las diferencia que existen entre las dos visiones estratégicas de ambos líderes, entre los que todavía existe cierta tirantez. La última vez que se vieron fue en octubre de 2017, cuando el entonces presidente de la Generalitat huyó de Cataluña tras la declaración unilateral de independencia sin avisar a Junqueras, su vicepresidente, quien entró en prisión preventiva.

Ambos líderes han coincidido en que esta reunión, celebrada en la casa de Puigdemont en Waterloo, será "una oportunidad más de hablar con él y de compartir visiones sobre el presente y el futuro".

Publicidad