120.00

Publicidad

Julio Anguita

Julio Anguita: líder de la antigua izquierda y referente de la nueva

El histórico líder de Izquierda Unida Julio Anguita ha fallecido este sábado tras sufrir un infarto hace justo una semana.

Julio Anguita, malagueño de 1941, comenzó a ser conocido sobre todo por su largo periodo de alcalde de Córdoba. Su profesión era maestro, pero desde las primeras elecciones locales de la Transición –1979– se convirtió en un referente de la izquierda, en competencia muchas veces con los socialistas. Fue el primer alcalde comunista de una capital de provincia y ha fallecido este sábado.

De Córdoba a Madrid, pasando por Sevilla

En aquella época se le llegó a apodar el ‘califa rojo’, por su peculiar estilo político, sin complejos, mezcla de autoridad y condescendencia profesoral. De Córdoba saltó a liderar la candidatura de Izquierda Unida-Convocatoria por Andalucía, la fórmula por la que optaron los comunistas para intentar reforzar el PCE tras el fracaso en las elecciones de 1982, abrumadoramente ganadas por el socialista Felipe González.

En competencia con el PSOE

De Andalucía pasó a liderar a los comunistas en toda España y por añadidura ser el coordinador de IU. El declive del PSOE en los años noventa permitió a Anguita incrementar sus votos hasta el 10 % del electorado (21 diputados), los mejores resultados de su formación. Difundió la teoría de ‘las dos orillas’, proponiéndose como referente de la izquierda. Fue la primera vez que se habló de ‘sorpasso’, intentando superar al PSOE. Con ellos, decía, solo cabían acuerdos de "programa, programa, programa".

El posterior fracaso electoral de esas ideas y sus problemas de corazón le llevan a abandonar la política. Regresó a su instituto de Córdoba. Su retiro y los achaques del corazón no le impidieron mantener cierta actividad, fundando el Frente Cívico Somos Mayoría. Desde plataformas republicanas de izquierda radical influyó en los nuevos grupos que se comenzaron a mover con la crisis económica y el 15-M. Los dirigentes de Podemos le visitaban en Córdoba con frecuencia.

La guerra de Irak

En 2003, cuando iba a dar un mitin, le informaron de que su hijo había muerto en Bagdad al ser alcanzado por un misil iraquí mientras seguía como corresponsal de guerra el avance de las tropas de Estados Unidos. Anguita subió al escenario, para cumplir con su deber –dijo–, como su hijo había cumplido con el suyo de informar. Y añadió: "Malditas las guerras y los canallas que las hacen".

Publicidad