Crisis migratoria Ceuta

José Manuel García-Margallo, sobre la crisis migratoria en Ceuta: "Marruecos había mandado señales muy claras"

El eurodiputado y exministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha asegurado que "se ha hecho mal casi todo desde el principio", pero que España y Marruecos "están condenados a entenderse".

En resumen

Publicidad

Se mantiene la calma tensa en Ceuta tras la llegada masiva de inmigrantes ilegales en los últimos dos días. El eurodiputado y exministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha asegurado en su paso por Espejo Público esta mañana que "Marruecos había mandado señales muy claras", en relación a la crisis migratoria que se vive en la ciudad autónoma.

García-Margallo, quien tuvo que lidiar con varios conflictos con Rabat en su etapa como ministro de Asuntos Exteriores y también fue diputado por Melilla durante cinco años, ha afirmado que "se ha hecho mal casi todo desde el principio". Para García-Margallo todo comienza cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, transgredió la costumbre y la tradición de que la primera visita oficial de un presidente era a Rabat, lo que ha asegurado que "disgustó enormemente a Marruecos".

"Hay que volver a establecer los lazos y los puentes con Marruecos"

José Manuel García-Margallo

Además, ha afirmado que las declaraciones del entonces vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, en noviembre de 2020 en las que reivindicaba el referéndum de autodeterminación con la opción de independencia abierta como la única solución del conflicto en Marruecos, era algo que se había evitado en todas las resoluciones de Naciones Unidas desde el 2003, y fue otro claro error.

El último de todos ha sido la situación de Brahim Gali, presidente de la República Saharaui, en el país, que además tiene causas pendientes por genocidio en la Audiencia Nacional.

"Marruecos había mandado señales muy claras"

José Manuel García-Margallo ha aseverado de manera rotunda que "Marruecos había mandado señales muy claras". Entre ellas destaca el aplazamiento de la reunión de alto nivel, una conferencia entre los dos Gobiernos prevista para 2020, y el aumento de la migración, según el exministro "en 2020 aumentó un 74,5% respecto al 2019, y en Canarias se multiplicó por cinco, aumentó en un 477%".

También ha resaltado como avisos la pretensión marroquí de ampliar las aguas fronterizas del país, la reclamación primer ministro, Saadeddine Othmani, de Ceuta y Melilla y la declaración de Donald Trump, expresidente de Estados Unidos, en la que reconocía la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara.

Además, ha añadido que "se veía venir" también en los dos últimos comunicados emitidos desde Marruecos, el pasado 25 de abril y 8 de mayo, en los que critican la estancia de Brahim Gali en España y aseguran que "los actos tienen consecuencias".

"Estamos condenados a entendernos"

A pesar de toda la situación, García-Margallo ha afirmado que "estamos condenados a entendernos" y "hay que volver a establecer los lazos y los puentes", ya que entre España y Marruecos hay intereses comunes "en materia de seguridad, económicos y colaboramos en materia antiterrorista".

Para llegar a este punto, cree que lo primero que ha de hacer el Gobierno de España es hacer saber al de Marruecos que "todos los partidos políticos españoles, sin excepción, están comprometidos con la defensa de la integridad territorial y de la unidad de España" y después debe "tocas las alarmas en las Unión Europea y a Estados Unidos", este último ha señalado por su "gran ascendencia sobre Marruecos".