El Congreso ha concedido este jueves autorización a la portavoz de Unidos Podemos, Irene Montero, para acceder a información clasificada como secreto oficial y para participar en la Comisión de Gastos Reservados que controla el uso de esos fondos y la labor del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Para Irene Montero será su regreso a este reducido grupo de siete diputados al que se incorporó en 2017 tras relevar a Iñigo Errejón como portavoz y que tuvo que abandonar un año después con motivo de su baja de maternidad, periodo en que fue sustituida por su adjunta, Ione Belarra.

Ha recibido el apoyo de 304 diputados

De acuerdo con el Reglamento del Congreso, para entrar en esta suerte de 'club' con acceso a información clasificada hay que contar con un respaldo de al menos tres quintos del Pleno de la Cámara (210 diputados) en una votación secreta mediante papeleta en urna. Montero ha superado ese apoyo con creces, pues ha recibido 304 votos a favor. En la votación se ha registrado también un voto para el líder de Podemos, Pablo Iglesias, seis en blanco y 17 nulos.

En la también conocida como 'comisión de Secretos Oficiales', los grupos parlamentarios suelen proponer a su portavoz y habitualmente se apoyan entre si para obtener el plácet de la Cámara. Tras su vuelta, Montero se suma a Dolors Montserrat (PP), Adriana Lastra (PSOE), Juan Carlos Girauta (Ciudadanos), Joan Tardà (ERC), Aitor Esteban (PNV) y Jordi Xuclà (PDeCAT-Mixto).

Pese a que la legislatura se va a disolver el próximo 5 de marzo, el Congreso no ha querido retrasar el relevo de la representante de Podemos ya que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha citado el lunes a los miembros de la Comisión de Gastos Reservados para recibir a la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y a los ministros del Interior, Defensa y Asuntos Exteriores.

Por un lado, la 'número dos' del Ejecutivo deberá responder a la exigencia del PP para que dé cuenta del carácter "secreto" del coste de los viajes del presidente y las personas que lo acompañan realizan en helicóptero y avión oficial.

Los viajes 'secretos' del presidente

Los 'populares' centraban su petición sobre todo en el viaje de Sánchez el pasado verano a Castellón, que generó polémica porque el presidente aprovechó la ocasión para asistir junto a su mujer a un concierto en el Festival Internacional de Benicàssim (FIB), del que no reveló el importe total del viaje en virtud de la Ley de Secretos Oficiales.

En una reciente respuesta parlamentaria a Ciudadanos, el Gobierno declaró que los viajes que el presidente ha venido realizando desde su llegada a La Moncloa, incluido su desplazamiento para asistir a ese festival de música o para acudir a la boda de un cuñado en La Rioja, son de "interés general". Tras Calvo será el turno de José Borrell, Margarita Robles y Fernando Grande-Marlaska, que acudirán a la referida comisión para dar cuenta de los créditos destinados a fondos reservados.

Inicialmente también estaba citado el director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), general Félix Sanz Roldán, pero finalmente será la propia titular de Defensa, como responsable máxima de los servicios de inteligencia, la encargada de detallar a sus señorías el destino de los reservados.

A continuación, Marlaska atenderá una solicitud del Grupo Mixto, representado por el diputado del PDeCAT, Jordi Xuclà, pidiendo explicaciones por la orden de julio de 2018 de un mando de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil -el coronel Manuel Sánchez Corbí, que fue destituido un mes después- en la que comunicaba que suspendía algunas investigaciones en curso por falta de fondos reservados "Se acaba de agotar la caja de fondos de gastos reservados correspondiente a la Unidad Central Operativa, lo cual motiva que no se pueda hacer frente a necesidades económicas derivadas de los gastos propios de funcionamiento de los distintos Departamentos de investigación y apoyo", decía la orden.