El ex duque de Palma y marido de la infanta Cristina, Iñaki Urdangarin, lleva apenas 8 meses en la cárcel de Brieva (Ávila). Allí, se encuentra totalmente aislado al tratarse de un centro penitenciario que sólo trata con mujeres.

Al parecer, fuentes cercanas, indican que hizo una "mala elección de centro de prisión". Esta podría ser una de las razones por la cual Urdangarin ha solicitado a la Junta de Tratamiento de la cárcel de Ávila el tercer grado penitenciario. A ello se suma que Urdangarin se encuentra sumido en un estado de depresión y no hay nada que le mejore el ánimo.

La Junta de tratamiento ya le negó en febrero el tercer grado penitenciario. Sólo 2 de los 7 miembros del tribunal votaron a favor. Este órgano formado por el director la prisión, juristas y psicólogos valoran el comportamiento y colaboración pero también la facilidad para reinsertarse a la sociedad.

Para ello necesita un entorno adecuado, que ahora mismo Urdagarin no tiene. La cárcel de Brieva está en Ávila, su mujer y sus hijos en Ginebra y su madre y hermanos en Vitoria.

Por eso, el marido de la infanta Cristina habría pedido un traslado de cárcel, o bien a la ciudad vasca o a Barcelona, si su mujer decidiera regresar a España.

También se estaría planteando conseguir un trabajo. De esta forma tendría más posibilidades de obtener ese tercer grado en la próxima clasificación de presos que será en el mes de Agosto.

Urdangarin ingresó en prisión junio del pasado año por lo que lleva algo más de 8 meses. Condenado a 5 años y 10 meses de prisión, si le volvieran a negar el tercer grado tendría que esperar a febrero del próximo año para una nueva clasificación de su caso.