Publicidad

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha replicado por primera vez en el Congreso de los Diputados a la coalición abertzale Amaiur a la que ha advertido de que el único conflicto que existe en el País Vasco es el de una banda terrorista que aún no se ha disuelto. En ese sentido, ha garantizado que su Ejecutivo aplicará la Ley para lograr ese objetivo al tiempo que ha pedido a esta formación que ponga en juego toda su influencia para que ETA se disuelva inmediata y voluntariamente sin ninguna condición.

"El Gobierno va a asegurar el cumplimiento de la ley, mi obligación es proteger a los ciudadanos y no comparto su planteamiento. Por lo que atañe a este Gobierno, el único conflicto sin resolver es el de una banda que ha anunciado el cese de sus crímenes pero no se ha disuelto y mi obligación es utilizar la Ley para garantizar la desaparición y que sus miembros respondan de manera individual ante la Justicia", ha dicho el líder del Ejecutivo.

Rajoy además ha solicitado a Amaiur que "ponga en juego toda su influencia para que quienes sostienen esa amenaza armada se disuelvan inmediata y voluntariamente y sin ninguna condición".

El planteamiento con el que Rajoy ha dicho no estar de acuerdo es el que le trasladó el portavoz de Amaiur, Xabier Mikel Errekondo, quien comenzó diciendo que "ha habido conflicto político antes de ETA y sigue después de ETA" y ha advertido de que la verdadera pacificación y normalización dependerá "de que se atajen tanto las causas como las consecuencias". A juicio de Amaiur, "las causas son meramente políticas" y pasan por "reconocer a Euskal Herria como nación" y el derecho de sus ciudadanos a decidir su futuro.

O el PSOE se suma a la reforma laboral "o se quedarán solos"
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha advertido hoy al líder del PSOE que este partido y los sindicatos se quedarán "solos" ante la reforma laboral, por lo que les ha "invitado" a sumarse a ella porque considera que es "buena, justa y necesaria".

Rajoy ha respondido así a una pregunta del secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, sobre si ha valorado los efectos de la reforma laboral, durante la primera sesión de Control en el Congreso, tras las manifestaciones en contra de la misma que convocaron los sindicatos el pasado domingo.

Los manifestantes, como la "marea" de votantes del 20-N
La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha afirmado que las movilizaciones de los trabajadores contra la reforma laboral son importantes, pero que también lo son las del 20-N, día de las últimas elecciones generales, cuando los ciudadanos votaron al PP para que hiciera las reformas imprescindibles.

Báñez ha respondido así a una pregunta de la diputada del PSOE Pilar Lucio sobre si el Gobierno cree que abaratando el despido se creará empleo, durante la primera sesión de control en el Congreso tras la manifestación convocada por los sindicatos contra la reforma laboral el pasado domingo.

La ministra ha recordado que los objetivos de la reforma son facilitar la entrada al mercado laboral, la creación de empleo estable cuando haya crecimiento económico y dar flexibilidad a las empresas para que el despido sea el último recurso al que tengan que recurrir en tiempos de crisis.

Ha añadido que al PP también le pareció importante el acuerdo de enero entre la patronal y los sindicatos, y que lo "ha aplaudido" tanto que lo ha incorporado en la reforma laboral, pero ha recalcado que el Gobierno debe actuar "con responsabilidad". La ministra ha acusado al PSOE de que en ocho años el despido ha sido "la única alternativa" y ha añadido que el Gobierno socialista lo ha hecho así en Extremadura y también en Andalucía donde "encima han jugado con el dinero público de la solidaridad", con los ERE falsos "para llevárselo crudo".