Publicidad

Cartas con amenazas

La Guardia Civil analiza una carta sospechosa enviada a Santiago Abascal desde Barcelona

La Guardia Civil ha interceptado un paquete de correos en Barcelona una carta que iba dirigida al líder de Vox, Santiago Abascal. En su interior se ha detectado un cilindro metálico y se está analizando la carta para comprobar si contiene amenazas.

La Guardia Civil ha interceptado en Barcelona una carta sospechosa que iba dirigida al líder de Vox, Santiago Abascal. El escáner de correos detectó un cilindro metálico en el interior de la misiva y los funcionarios lo pusieron en conocimiento de las autoridades y se ha iniciado una investigación.

Según ha publicado podido saber Antena 3 Noticias, el paquete se ha interceptado en la sede de Correos de la Zona Franca. Los vigilantes de seguridad observaron a través del escáner un cilindro metálico, lo que hizo sospechar a los agentes de que podría contener algún tipo de amenaza en su interior.

En un primer momento, se avisó a los Mossos d'Esquadra y estos se pusieron en contacto con la Guardia Civil para coordinarse, ya que es el instituto armado quien tiene las competencias en este territorio y quien se va a hacer cargo de la investigación. En estos momentos, la Guardia Civil analiza la carta y la pondrá a disposición del juzgado de guardia Barcelona para que decida si se debe abrir.

Al parecer, el sobre iba destinado a la sede de Vox en Barcelona, en el carrer del Camp, en Sarrià, a nombre del líder de la formación, Santiago Abascal.

Segunda carta desde Cataluña

De confirmarse, sería la segunda carta enviada desde Cataluña a un político. La primera interceptada, también por Correos, iba dirigida a Isabel Díaz Ayuso y contenía 2 proyectiles. El sobre fue localizado en un centro de distribución en Sant Cugat (Barcelona), y está siendo investigado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Además, este viernes el secretario de Estado de Seguridad afirmó que se habían hallado huellas y restos de ADN en las tres primeras cartas que se localizaron y que iban destinadas a Pablo Iglesias, Fernando Grande-Marlaska y a la directora de la Guardia Civil, María Gámez. Mientras se esclarecen los hechos y se buscan a los responsables, el ministerio del Interior ha reforzado la seguridad de los amenazados.

Publicidad