Un grupo de personas ha tratado de arrancar, esta noche, la pancarta en favor de los presos que cuelga del palacio de la Generalitat, en Barcelona.

El presidente catalán, Quim Torra, ha advertido este jueves de la "imposibilidad" de cumplir la orden sobre la retirada de 'esteladas' y lazos amarillos de los edificios públicos dependientes de la Generalitat, mientras que la Junta Electoral Central (JEC) estudiará el lunes su recurso.

Torra envió a la JEC un escrito en el que alegaba la "dificultad legal de cumplir" el requerimiento de retirar 'esteladas' y lazos amarillos y le pedía "reconsiderar" su decisión. En una visita al Puerto de Tarragona, Torra se ha reafirmado en su negativa a retirar la simbología aludida por la JEC: "Denunciamos un nuevo intento del Estado para limitar y vulnerar uno de nuestros derechos esenciales", ha señalado.

"No renunciaremos nunca al derecho a la libertad de expresión, ni al de protesta, ni al de manifestación", ha subrayado el presidente, que ha afirmado que "mantener los lazos amarillos y las 'esteladas' es libertad de expresión", según ha informado la Generalitat en un comunicado.

Torra ha vuelto a pedir a la JEC que reconsidere su requerimiento ante lo que considera que es "una nueva vulneración de la libertad de expresión y, sobre todo, ante la imposibilidad de que una orden como esta se pueda cumplir".