La decisión del Gobierno de aprobar medidas sociales mediante decretos ley no ha gustado a la oposición que lo critica de llevar a cabo una estrategia de debilidad.

“Quieren volver a sumir a España en una crisis económica, la misma receta que hizo Rodríguez Zapatero” critica el líder del Partido Popular, Pablo Casado.

Desde Ciudadanos creen que una vez que se convocan las elecciones el presidente debe mantener un perfil menos activo.

También los independentistas, socios de investidura, no apoyan la acción de Sánchez. Tampoco los nacionalistas vascos “esto suena más a precampaña que otra cosa” dice el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban.

Los únicos que ven legítima la estrategia del Gobierno es Podemos que votará a favor de estas medidas si se mantienen sus exigencias.

Quedan poco más de dos meses para las elecciones generales y el Gobierno intenta cumplir su programa electoral antes de ir a las urnas. Sánchez aprobará en los próximos Consejos de Ministros varios decretos ley.

Entre estas medidas está la mayor convocatoria de empleo público, derogar partes de la reforma laboral y aumentar los permisos de paternidad a 16 semanas. Además el ejecutivo subirá las pensiones de invalidez, dará subsidio a los parados mayores de 52 años y una ayuda de 588€ al año por hijo para las familias sin recursos.

"Todos los Consejos de Ministros que quedan de la presente legislatura van a estar cargados de medidas", ha afirmado la ministra Montero durante los Desayunos Informativos de Europa Press.

Otra de las novedades que ofrece el gobierno será la cotización a la seguridad social por parte de los cuidadores de personas dependientes. El gasto que supone la aprobación de estas medidas será asumido por la Seguridad Social.