101.994500

Publicidad

Monarquía

La situación judicial del rey emérito Juan Carlos I: investigación en Suiza y en el Supremo

Los abogados de Juan Carlos I aseguran que, a pesar de su marcha de España, el rey emérito sigue a disposición de la Justicia.

La decisión del rey emérito de abandonar España tendría mucho que ver con los frentes judiciales que siguen abiertos en torno a la figura de don Juan Carlos I, si bien el rey emérito comunicó al rey Felipe VI que se trasladará a vivir fuera de España para "prestar el mejor servicio a los españoles y a las instituciones".

A disposición de la Fiscalía

Tras el comunicado difundido por la Casa Real, el despacho de abogados de don Juan Carlos, Sánchez-Junco, hacía constar que la decisión del monarca de trasladarse fuera de España no obedece a un deseo de sustraerse a la acción de la Justicia: "Permanece en todo caso a disposición del ministerio fiscal para cualquier trámite o actuación que considere oportuna".

Los procedimientos judiciales que investigan al rey emérito permanecen abiertos en Suiza, en el Tribunal Supremo y en la Audiencia Nacional. Esta última causa se empezó a instruir en 2018, pero el juez que dirigía las investigaciones la archivó porque no vio indicios de delito. Sin embargo, hace tan solo unos días que un nuevo instructor decidió su reapertura.

El pasado mes de junio, la Fiscalía del Tribunal Supremo asumió una investigación contra el rey emérito Juan Carlos I relacionada con la construcción de la línea de ferrocarril que une las ciudades de Medina y La Meca, en Arabia Saudí, el conocido como 'AVE a La Meca'. En concreto, las diligencias se centrar en aclarar el destino de 80 millones de euros que según Corinna Larsen se habrían repartido el monarca emérito y otras personas por la adjudicación de las obras en 2011.

Las primeras diligencias de esta causa se abrieron en diciembre de 2018 por la Fiscalía Anticorrupción y ahora el ministerio público del Supremo está delimitando si hay relevancia penal en unos hechos que tuvieron lugar después de 2014, cuando la figura de don Juan Carlos ya no era inviolable pues había abdicado. En julio, la Fiscalía General del Estado reforzó el equipo de fiscales que se encargan de la investigación sobre el presunto pago de estas comisiones.

La causa en Suiza

Las investigaciones de la Fiscalía de Ginebra sobre donaciones presuntamente vinculadas al rey emérito, iniciadas en 2018 pero que no se conocieron hasta marzo de este año, empezaron los actuales problemas del rey. El primer fiscal de Ginebra, Yves Bertossa, investiga desde hace dos años donaciones millonarias vinculadas con él y Corinna Larsen ante la sospecha de que se tratara de operaciones de blanqueo de dinero.

El pasado 3 de marzo el diario local 'Tribune de Genève' señalaba que una de esas donaciones alcanzaba a 100 millones de dólares, pagados por el Ministerio de Finanzas de la monarquía de Arabia Saudí a una cuenta en el banco privado suizo Mirabaud a nombre de la entidad panameña Lucum, de la que Juan Carlos I era único beneficiario.

Según esta información, parte de ese dinero se habría retirado de la cuenta y la mayor parte del monto restante, unos 65 millones de euros, se habría transferido presuntamente a Larsen a través de la sucursal de otro en Bahamas.

Fue entonces cuando, el 5 de marzo, la Fiscalía Anticorrupción española envió a Suiza una comisión rogatoria para recabar datos sobre la presunta donación de 65 millones a Larsen. El 15 de marzo, el rey Felipe VI renunció a la herencia de su padre y le retiró la retribución del Estado, aunque manteniéndolo como miembro de la familia real con la consideración de rey emerito

'Carol'

Por otro lado, la Audiencia Nacional ha acordado la reapertura de la pieza denominada 'Carol', que versa sobre la grabación de las conversaciones entre Corinna Larsen y el comisario José Manuel Villarejo. La consecuencia directa de esta reapertura es que el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón citó a declarar a ambos como investigados el próximo 8 de septiembre.

Esta pieza trataba sobre supuestos encargos que Corinna habría hecho a Villarejo, revelados por las conversaciones que mantuvo éste con la empresaria alemana y que grababa. En una de ellas, ocurrida en Londres en 2015, Corinna contaba los supuestos negocios opacos del rey Juan Carlos en los que, según afirmaba, fue utilizada como testaferro.

Publicidad