Francisco Granados

Publicidad

Caso Púnica

Francisco Granados pide un careo con Bárcenas y desmiente que Esperanza Aguirre recibiera un sobre con dinero

El exconsejero madrileño e imputado en el caso 'Púnica', Francisco Granados, ha pedido al juez realizar un careo con Luis Bárcenas, extesorero del PP para demostrar que mintió cuando afirmó que le entregó un sobre con dinero a Esperanza Aguirre para financiar una campaña electoral.

Francisco Granados, exconsejero madrileño e imputado en el caso 'Púnica', ha pedido al juez un careo con Luis Bárcenas, extesorero del Partido Popular, para tratar de demostrar que mintió cuando declaró que le entregó un sobre a la expresidenta Esperanza Aguirre con 60.000 euros de un empresario para financiar una campaña electoral.

El abogado de Granados ha remitido al juez del caso Púnica un escrito de alegaciones, en el que hace esta solicitud y trata de desmontar la declaración de Luis Bárcenas como testigo, y apunta a la falta de pruebas que corroboren sus afirmaciones.

Granados pide el cara a cara con Bárcenas "a los efectos de acreditar las falsedad de los hechos narrados por el testigo" y para "aclarar los motivos" que le llevaron a declarar en esta causa sobre procedimientos que no forman parte de ella, como el caso Gürtel, en un "totum revolutum".

La defensa del Granados, Javier Vasallo, acusa a Bárcenas de hacer uso de "un recurso muy común" como el de aludir a una persona ya fallecida, como único testigo que podría ratificar su testimonio, lo que "quiebra toda posibilidad de defensa respecto de lo que sobre él se pudiere alegar". Añade que tampoco dispone de "ninguna prueba documental en torno a la alegada financiación ilegal del partido", y, pese a que Bárcenas manifestó que disponía de tres cajas con documentos, señaló que se encontraban "en un sitio sin identificar y a través de una persona tampoco sin describir".

Considera además que no se entiende la presencia de Granados en esa supuesta entrega de dinero porque el jefe de campaña era Ignacio González y no él.

Se trata de "una declaración testifical con mucho bombo y revuelo mediático, pero sin relevancia alguna para el curso de las presentes diligencias de investigación que es lo que nos interesa a las partes" lamenta Javier Vasallo, defensa de Granados, que expresa su hartazgo por "tanta prospección, expansión a la que no se le ve el fin y a la que cada día que pasa, en vez de ir cerrando el túnel, se abre más incertidumbre respecto de todo".

El abogado de Bárcenas cree que las manifestaciones del extesorero "obedecen a las instrucciones recibidas por alguna persona interesada en traerlo al presente procedimiento, fuere cual fuere la causa para ello, careciendo su declaración, falta de toda prueba en respaldo de ella, de la más absoluta relevancia penal en la causa Púnica".

Esperanza Aguirre, nada más conocer la declaración de Bárcenas el pasado miércoles, anunció una querella contra él al sostener que sus afirmaciones "son rotundamente falsas".

Publicidad