El Gobierno insiste en que la retirada de la frfragata Méndez Núñez del Golfo Pérsico es temporal y no tendrá consecuencias, pero lo cierto es que la silueta del buque de guerra, sin el portaaviones que escoltaba, ya es un símbolo más en la complicada relación entre España y EEUU.

La tensión comenzó en 2003, cuando Zapatero, siendo jefe de la oposición, se quedó sentado al paso de la bandera de Estados Unidos durante el Día de la Hispanidad. Después, la decisión de retirar las tropas de Irak dañó durante años la relación y tampoco ayudó el anuncio sin previo aviso a la OTAN de que España ponía fin a su misión en Kosovo.

La prueba de cómo la Defensa marca la diplomacia es que Obama solo recibió una vez a Zapatero en la Casa Blanca. Para enmendarlo, el gobierno socialista tuvo que prestar cuatro destructores para el despliegue del escudo antimisiles.

Además, la fragata Méndez Núñez pone en peligro un contrato multimillonario de Navantia

También te puede interesar...

Borrell sobre la fragata Méndez Núñez: "Hemos decidido retirar nuestra fragata porque nosotros no estamos en eso"