Conducción temeraria

La Fiscalía pide 15 años de cárcel para el kamikaze que provocó la muerte de un joven de 20 años en la M-50

El 15 de septiembre de 2019, un conductor triplicaba la tasa de alcohol y conducía en dirección contraria a 200 kilómetros por hora. En su marcha, mató a un joven de 20 años que circulaba por esa autopista. Ahora el fiscal pide para el acusado 15 años de cárcel por delitos de homicidio y conducción temeraria, entre otros.

Mató a un joven de 20 años en la M-50 y el fiscal pide para él 15 años de cárcel

Publicidad

La Fiscalía de Madrid ha solicitado 15 años de prisión para el conductor kamikaze que mató a un joven de 20 años en septiembre de 2019 en la autopista M-50. Cuando los hechos ocurrieron, el conductor triplicaba la tasa de alcohol e iba en dirección contraria a 200 kilómetros por hora.

A partir de este viernes, un jurado popular de la Audiencia Provincial de Madrid enjuiciará lo ocurrido el 15 de septiembre de 2019 en la autopista M-50, a la altura de Coslada. El coche de la víctima fue embestido por el del acusado, que circulaba bajo los efectos del alcohol a 200 kilómetros por hora y en dirección contraria.

El fiscal mantiene que el acusado sabía que circulaba en sentido contrario porque "aunque era de noche, el cielo estaba nublado y con lluvia intermitente", la visibilidad en la carretera era "acorde" al alumbrado que llevaba "y a la iluminación existente en la vía y en el túnel".

Al acusado se le imputan los delitos de homicidio, conducción temeraria con manifiesto desprecio por la vida de los demás y otro contra la seguridad vial.

Triplicaba la tasa de alcohol

El conductor kamikaze decidió el 15 de septiembre de 2019 coger su coche "pese a tener sus facultades disminuidas como consecuencia de una previa ingestión de bebidas alcohólicas, lo cual mermaba su capacidad para manejar los mecanismos de dirección, control y frenado de un vehículo, así como aumentaba el tiempo de reacción ante acontecimientos imprevistos en dicha conducción, con pérdida de reflejos y de capacidad visual, y con el consiguiente riesgo para el resto de los usuarios de la vía", así lo afirma el relato del fiscal.

Además, subraya que el acusado se dirigió hacia Arganda del Rey por la autopista M-50, una vía que conoce muy bien "dado que la utilizaba normalmente y con mucha frecuencia para ir a Fuenlabrada y a su domicilio", y que conducía a una velocidad de 139 km por hora.

Qué pasó el 15 de septiembre de 2019

El acusado comenzó adelantando a un turismo que circulaba por el carril central, obligando a este a cambiarse al carril derecho. Llevó a cabo varias maniobras irregulares haciendo zig-zag de un carril a otro, poniendo en peligro la vida y la integridad física del resto de los usuarios de la vía.

Seguidamente paró su coche en el arcén y retomó la marcha, pero esta vez en sentido contrario. "Con pleno desprecio a los posibles resultados lesivos que pudieran derivarse de su acción y asumiendo el alto riesgo de llegar a atentar contra la vida e integridad física del resto de los usuarios de la vía, así como de causar daños materiales, peligro que con su acción estaba creando, y pese a que tuvo la posibilidad de evitarlo, no lo hizo", explica la Fiscalía.

Según esta, el acusado pudo recorrer "aproximadamente" 1,9 kilómetros en sentido contrario al estipulado y a alta velocidad "rebasando a varios vehículos que tuvieron que realizar maniobras para evitar colisionar de manera frontal".

Publicidad