45.013167

Publicidad

Caso Villarejo

Anticorrupción pide a la Audiencia Nacional que investigue a María Dolores de Cospedal y a Jorge Fernández Díaz por el espionaje a Bárcenas, ex tesorero del PP

La Fiscalía Anticorrupción pide al juez Manuel García Castellón, de la Audiencia Nacional, que impute y, por tanto, investigue a los exministros María Dolores de Cospedal y Jorge Fernández Díaz. Cree que hay suficientes indicios de su implicación en la conocida como pieza Kitchen. En ella se investiga el espionaje policial al extesorero del PP, Luis Bárcenas, con cargo a los fondos reservados.

La Fiscalía Anticorrupción ha pedido al juez de la Audiencia Nacional que instruye la macrocausa 'Tándem' que cite a declarar a nuevos investigados, entre ellos a la que fue secretaria general del PP y exministra de Defensa María Dolores de Cospedal y al que fuera ministro del Interior en el Gobierno de Rajoy, Jorge Fernández Díaz.

En esa pieza del sumario se investiga el operativo que se habría sufragado con fondos reservados y cuyo objetivo era sustraer información sensible del PP al que fuera su tesorero, Luis Bárcenas, con el objetivo de ocultársela a la justicia.

En el caso de que el juez atienda la solicitud de los fiscales, Cospedal y Fernández Díaz serían los segundos cargos públicos imputados en esta rama de 'Tándem' después de que fuera también imputado el número 2 de Interior con Rajoy, Francisco Martínez, quien aun está pendiente de declarar ante García-Castellón.

Esta pieza que indaga en el operativo denominado 'Kitchen' permanece parcialmente secreta y se encuadra en la macrocausa 'Tándem', en la que se investigan las actividades ilícitas del comisario jubilado y en prisión provisional José Manuel Villarejo.

Las pesquisas se iniciaron en 2018 y desde entonces las actuaciones se han dirigido ya contra el máximo mando de la policía en aquella época, el Director Adjunto Operativo (DAO) Eugenio Pino, así como sus adjuntos y diversos comisarios e inspectores, incluidos el propio Villarejo y el que fuese jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo, Enrique García Castaño.

Esta operación policial encubierta se puso en marcha entre 2013 y 2014 por parte de el comisario Villarejo y se trataba de un plan para captar como confidente a Sergio Ríos, el chófer de Luis Bárcenas.

El chófer de Bárcenas

Para ello, presuntamente se usaron fondos reservados aprobados cuando Jorge Fernández Díaz era ministro del Interior del primer Gobierno de Mariano Rajoy. La operación coincidió con el escándalo sobre la fortuna del extesorero y los presuntos pagos en dinero negro a dirigentes del PP.

Bárcenas ingresó en prisión el 27 de junio de 2013. Así, la pieza clave de la operación fue Sergio Ríos, el chófer de Bárcenas, que fue captado por el comisario Andrés Gómez Gordo a razón de 2.000 euros al mes de los fondos reservados durante los dos años que se mantuvo el operativo. Los recibos de aquellos pagos estaban en poder de Villarejo y tenían reflejo en los archivos del Ministerio del Interior, que tras desclasificar el operativo, remitió los documentos que encontró a la Audiencia Nacional.

Publicidad