Felipe VI ha advertido este miércoles que "no es admisible apelar a una supuesta democracia por encima del Derecho, pues sin el respeto a las leyes no existe ni convivencia ni democracia, sino inseguridad, arbitrariedad y, en definitiva, quiebra de los principios morales y cívicos de la sociedad".

Coincidiendo con las primeras sesiones del juicio contra los dirigentes independentistas del "procés" pero sin referirse explícitamente en ningún momento a ello, el monarca ha hecho una cerrada defensa del Estado de derecho y el respeto a la ley, al tiempo que ha apelando a la convivencia y ha garantizado la independencia y neutralidad de la Corona.