Publicidad

La mujer presuntamente espiada en una comida con la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, y expareja de Jordi Pujol Ferrusola, María Victoria Álvarez, ha explicado a Antena 3 el contenido de la declaración que hizo ante el juez Ruz y denuncia que Jordi Pujol Ferrusola no paró de acosarle.

"Esto es de locos, que te sigan de esta manera, pero si me siguen es porque tengo informaciones que no interesa que salgan. Me llamó la exmujer de Jordi Pujol diciendo que me iba a investigar", asegura Álvarez.

Confiesa que tiene miedo: "Llevo dos años perseguida. Todas mis comunicaciones están pinchadas: el wifi, el teléfono...". Además, afirma que la familia Pujol tiene "mucho poder": "Ilimitado no hay nada, pero el poder de la familia Pujol es muy grande. Ha sido un acoso constante. He tenido que estar encerrada en mi casa. Yo le decía -(a Jordi Pujol hijo)- que le iba a denunciar, pero se reía. Claro, porque su amigo de toda la vida era Felipe Puig".

En esta línea se ha pronunciado también en una entrevista en Onda Cero, donde Álvarez ha dicho que le "parece aberrante lo que esta haciendo esa familia y no se hace nada", describe a los "Pujol como cobardes y los que dicen que Madrid nos roba también son cobardes"