Publicidad

Audiencia Nacional

El etarra huido David Urdín decide entregarse para ser juzgado por varios actos de kale borrola en 2006 y 2007

David Urdín, que figuraba en la lista de miembros de ETA en busca y captura, ha decidido entregarse para someterse al único juicio que tiene pendiente en la Audiencia Nacional por actos de kale borroka en Navarra en 2006 y 2007.

El etarra David Urdín Pérez, fugado de la justicia, ha decidido entregarse par ser juzgado del único juicio que tenían pendiente en la Audiencia Nacional. Se trata de un juicio por varios actos de kale borroka en diferentes puntos de Navarra en 2006 y 2007.

Urdín, que figuraba en la lista de miembros de ETA en busca y captura, ha comunicado su entrega voluntaria por esta única causa contra él, que podría saldar con un acuerdo con la Fiscalía el mismo día del juicio.

Por estos mismos hechos fueron juzgados ya cuatro jóvenes junto a Urdín, que era el único que faltaba por juzgar del grupo, al haber permanecido varios años fugado tras quedar en libertad dos años después de su detención en 2007.

La Fiscalía pide para Urdín 27 años de prisión por siete delitos de daños terroristas y otro de tenencia de sustancias incendiarias y explosivas, en relación a varios actos de vandalismo que los acusados perpetraron "guiados por la intención de colaborar con los fines de Segi-Jarrai", la rama juvenil de ETA.

A Urdín se le acusa de haber participado el 25 de febrero de 2006, junto a otro acusado ya condenado, en un ataque en la estación de tren de Carrascal en Unzúe (Navarra) mediante el lanzamiento de dos artefactos incendiarios sobre una máquina de reparación de vías férreas a la que causaron daños.

El 24 de mayo de 2007 procedió, junto a otros de los procesados, a seccionar la línea férrea Alsasua-Tudela, a la altura del término de Oloriz, Navarra, lo que provocó la caída de la catenaria sobre la vía y la interrupción del tráfico ferroviario.

Minutos después del ataque, se recibió una llamada en la Central de Emergencias SOS Navarra alertando de que el trayecto ferroviario había sido cortado en varios tramos.

También se le atribuye haber participado en agosto de 2007 en otro sabotaje en la vía férrea Pamplona-Castejón cortando los cables de la catenaria, lo que causó daños valorados en 6.528 euros.

La Fiscalía le sitúa en otros ataques entre septiembre y noviembre de 2007: el lanzamiento de artefactos incendiarios contra una entidad bancaria y una oficina de Correos en Pamplona, otros sabotajes en vías férreas, y la colocación de un artefacto mixto (incendiario-explosivo) en la sede de UPN en Catarroso (Navarra).

Al ser sometido a vigilancias policiales antes de su detención en 2007, los agentes le observaron visitando ciertos establecimientos y depositando en la basura "una serie de restos, que una vez recuperados, hacen presumir que estaba confeccionado artefactos explosivos-incendiarios".

En el registro de su vivienda se encontró también material para la preparación de ese tipo de artefactos caseros, así como un panfleto con el anagrama de Jarrai, guantes sueltos, y una cuartilla manuscrita que empieza con el texto: "salir disfrazado de casa...".

Publicidad