El encuentro entre Donald Trump y Pedro Sánchez en la cumbre del G20 ha estado marcado por un gesto en el que el presidente estadounidense parece mandar sentar al jefe del Gobierno español, y al que Moncloa ha restado importancia, además de subrayar la cordialidad con la que se han saludado.

Trump y Sánchez se han saludado con un apretón de manos y después el presidente español ha querido volver a dirigirse al estadounidense y éste le ha hecho un gesto señalando su asiento con la mano, como si le estuviese pidiendo que se sentase. Sánchez ha reaccionado riendo y se ha sentado en su sitio.

El Gobierno desmintió que Trump ordenara sentarse a Sánchez. Según la versión que contrapusieron fuentes de Moncloa, una persona de protocolo fue testigo de la situación y lo único que le dijo Trump a Sánchez es "tienes un buen sitio". Y se lo señaló con la mano.

De esa manera explican las fuentes gubernamentales mencionadas que Sánchez reaccionara riéndose ante la ocurrencia jovial de Trump. "Nada de mandar sentar ni cosa parecida", concluyen en el Gobierno español.