Simulacro internacional

Las espectaculares imágenes del simulacro internacional de emergencia en la Base Aérea de Cuatro Vientos

Un total de nueve países han participado en el simulacro, que ha permitido la entrada a un total de 3.000 personas.

Publicidad

Este sábado 29 de octubre, la Base Aérea de Cuatro Vientos ha acogido un amplio simulacro internacional de emergencias en el que han estado involucrados un total de nueve países y en el que se ha permitido la entrada de hasta 3.000 personas.

Tal y como hizo saber Emergencias Madrid, los servicios de atención de emergencias del Ayuntamiento de Madrid, Fuerzas Armadas, Policía Nacional (tanto el GEO como la UIP), Guardia Civil, Selur, Samur Social y hospitales han formado parte de estas maniobras.

Asimismo, han actuado los servicios de un total de 15 comunidades autónomas del país. Unas maniobras en las que también han estado presentes miembros de los servicios de emergencias de Israel, Noruega, Finlandia, Reino Unido, Mauritania, Holanda, Francia e Irlanda.

Estos simulacros buscan optimizar las respuestas ante eventuales situaciones de emergencia como son las explosiones, los tiroteos o, incluso secuestros. Para ello, han intervenido 1.200 personas y se ha utilizado material de acción y efectos especiales de Reyes Abades, una empresa especializada en este sector y ganadora de nueve premios Goya.

El simulacro internacional de emergencia ha tenido una duración aproximada de una hora y diez minutos y ha estado abierto al público, para el que se ha desplegado una serie de gradas desde donde han podido disfrutar de los ejercicios.

Explosiones, persecuciones.... Así ha sido el simulacro

Aquellos que han asistido, han podido ver, como si de una escena de película se tratara, actuaciones policiales de todo tipo y espectaculares explosiones de varios coches procedentes del desguace de La Torre e, incluso, de una caseta que simulaba un supermercado, dejando una columna gigantesca de humo.

Para apagar el fuego, han acudido una serie de vehículos de emergencias que han acabado con las llamas de los vehículos y se han llevado en camilla a los actores que hacían de heridos. También se ha visto a los agentes realizando un simulacro de secuestro de autobús, rompiendo los cristales de éste, y hasta una persecución a terroristas.

Un espectáculo que llevaba dos años sin realizarse por la pandemia y que ha gustado, y mucho, a los que lo han presenciado. "Es un espectáculo ver cómo trabajan los servicios de emergencia", afirman, "he traído hasta a los niños para que se diviertan".

Publicidad