El Gobierno ha pedido al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que cierre las delegaciones catalanas, "embajadas", en Alemania, Suiza y Reino Unido por considerarlas "lesivas para los intereses del Estado y al servicio de un proyecto secesionista inconstitucional".

El Ministerio de Asuntos Exteriores ha solicitado a la Abogacía del Estado que pida la "paralización de la actividad" de estas delegaciones ya que son las que están realizando "con singular intensidad" labores en favor de los objetivos del proceso secesionista de Cataluña que ha sido declarado inconstitucional por el Tribunal Constitucional.

En una nota, el Ministerio ha recordado que la Abogacía del Estado ha recurrido ante el TSJC dado que se constata que las delegaciones contravienen "de forma evidente" las leyes que establecen la competencia exclusiva del Estado en materia de relaciones exteriores.

Según ha informado el TSJC, la sección quinta de la sala de lo contencioso-administrativo ha recibido este martes el escrito de la Abogacía del Estado, por lo que deberá resolver si admite a trámite su petición de medidas cautelares para clausurar las delegaciones de Berlín, Ginebra y Londres.

La petición de cerrar estas tres "embajadas catalanas" la ha formulado la Abogacía del Estado en el marco de la causa que se tramita en la sección quinta de la sala contenciosa-administrativa del TSJC a raíz de una demanda de Exteriores contra el restablecimiento de las delegaciones de la Generalitat en el Reino Unido, Irlanda, Alemania, Estados Unidos, Italia, Suiza y Francia.

El pasado 27 de junio también recurrió la apertura de las "embajadas catalanas" en México, Argentina y Túnez por considerar que son "instrumento fundamental" para promover las tesis del secesionismo y "denigrar" la imagen internacional de España.