116

Publicidad

Coronavirus

España mira con ilusión al 2021 tras un año maldito por el coronavirus

Estos 12 meses han sido de todo, menos alegres. El coronavirus nos llevó dela sorpresa al desconcierto, después al miedo y a muchos días de tristeza. La vacuna nos ha traído la esperanza en el último mes de 2020.

Se acaba el año del coronavirus. Del miedo, la impotencia y la tristeza. Es el año en el que fremanos en seco, en el que el semáforo se nos puso en rojo a todos a la vez y nos apagó la luz.

Un virus que al principio sonaba a chino vaciaba las calles dejando imágenes para la historia mientras llenaba los hospitales.

Los sanitarios dedicaron miles de horas a intentar salvar la vida de miles que se esfumaban, sin mucha más compañía que una tablet.

El Palacio de Hielo de Madrid se convirtió en morgue y la desesperación llegó a muchos de los familiares.

2020 ha sido el año de pérdidas y de distancia. Solo hemos podido usar los brazos para aplaudir a las 20:00 horas a los que se dejaban la piel cada día para que las cosas no fueran a peor.

Eran la esperanza de una vida entre interiores, cierres perimetrales, de un año de comercios cerrados y de largas colas del hambre.

También el año de la mascarilla, pero cuando está a punto de terminar, parece que nos da un hilo de esperanza con las primeras vacunas. Ojalá no sea un espejismo, sino el primer paso hacia una vida mejor.

Publicidad