Cataluña

ERC aprieta el ritmo para celebrar un referéndum y Moncloa lo descarta

Tras el acuerdo para eliminar el delito de sedición y reformar el de malversación, ERC quiere ahora sacar al Gobierno un nuevo referéndum.

Publicidad

PSOE y ERC han pactado la eliminación del delito de sedición del Código Penal y la reforma del de malversación y ahora los independentistas catalanes se marcan otro reto con el Ejecutivo como es un nuevo referéndum. Sin embargo, desde Moncloa rechazan esta opción.

Isabel Rodríguez, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros ha reiterado hasta en dos ocasiones que un "referéndum de autodeterminación es inconstitucional y no se va a celebrar porque lo prohíbe la constitución".

La ministra portavoz ha aseverado que el Ejecutivo "no quiere volver a la Cataluña de 2017" y añade que han avanzado "mucho en esta dirección de la concordia, del diálogo y de recuperar la normalidad en Cataluña". Además ha subrayado que "desde que Pedro Sánchez es presidente, en Cataluña se cumple la ley se cumple la Constitución".

En esta misma línea se ha pronunciado Patxi López que afirmó que "radicalmente, este grupo, este partido y este gobierno no va a aceptar ningún referéndum de independencia de Cataluña".

No lo tiene tan claro Alfonso Guerra que este martes ante el micrófono de Alsina vaticinaba que los independentistas son "insaciables" y que "las dudas sobre la posibilidad de que se vaya a hacer son pocas, es bastante probable, pero claro, todo se disimula".

Gabriel Rufián ha evitado poner fecha a la celebración de un referéndum pero no ha escondido su deseo de hacerlo. "Nosotros lo haríamos mañana o esta tarde, pero es una solución multilateral, por mucho que se diga, que conlleva a muchos actores políticos. Por tanto, yo no puedo darle una fecha".

Desde la oposición la crítica es unánime, Vox y Ciudadanos insisten en la moción de censura mientras el PP carga contra Pedro Sánchez acusándolo de "facilitar" un nuevo referéndum de autodeterminación en Cataluña y de otorgar a los independentistas una "amnistía de facto".

Publicidad