Este domingo el municipio canario de Arucas, en Gran Canaria, acoge el entierro y homenaje a los 14 represaliados de la Guerra Civil

Han sido largos años de lucha los que las familias han necesitado para obtener los permisos para excavar el pozo donde habían sido arrojados sus cuerpos y para la identificación a través del adn de sus familiares.

La incansable labor de los familiares, amigos y asociaciones han permitido que a pesar de los años, estas víctimas de la Guerra Civil hayan tenido una sepultura digna después de que en 1937 fueran sacados a la fuerza de sus casas.