120.00

Publicidad

Polémica en el Ministerio del Interior

El ministro Fernando Grande-Marlaska, la juez y tres jefes de la Guardia Civil, protagonistas de la polémica por el informe del 8M

Todos los personajes de la polémica por la investigación de las autorizaciones para las manifestaciones del 8M que ya ha motivado un cese y una dimisión en la cúpula de la Guardia Civil. Y ha puesto en la diana política al ministro del Interior, un juez en excedencia, enfrentado a otra juez.

El informe realizado por la Guardia Civil por encargo de la juez Carmen Rodríguez-Medel en el marco de la investigación contra el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, por la autorización de la marcha del 8-M concluye que a partir del pasado 5 de marzo "no se debería haber realizado ninguna manifestación/concentración de personas en la Comunidad de Madrid con motivo de la crisis sanitaria del covid-19". Con este informe y otras diligencias la juez ha llamado al delegado del Gobierno, y puede sea solo el primero, dado que aparecen los nombres del responsable del CCAES, Fernando Simón, o del mismo ministro de Sanidad, Salvador Illa.

La directora de la Guardia Civil, María Gámez, llamó a Pérez de los Cobos para saber de qué iba el informe. Según todas las informaciones, al no recibir la respuesta que esperaba, se produjo el enfrentamiento. Tras conocer el cese del jefe de la Guardia Civil de Madrid, la juez envió a Interior un escrito recordando la "estricta reserva" que tienen los guardias civiles adscritos a ella como Policía Judicial para investigar la relevancia penal del caso investigado.

El escrito, enviado al secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, advierte a Interior de que la infracción de ese deber puede dar lugar a correcciones disciplinarias y que también "pudieran ser penales". La jueza señala asimismo que, de producirse una quiebra de la reserva, iniciará una investigación.

Rodríguez-Medel está casada con un juez y tiene varios familiares en la Guardia Civil. Ya era conocida por llevar adelante investigaciones contra otros políticos, Pablo Casado o Cristina Cifuentes, por sus problemas con los estudios.

No hubo destitución, fue relevo

El cese del jefe de la Guardia Civil de Madrid, coronel Diego Pérez de los Cobos, se ha vinculado con un informe sobre las manifestaciones del 8M pedido por un juzgado. Al actuar los guardias como policía judicial -a las órdenes exclusivas de la juez- no informaron de sus posquisas a los mandos políticos. Sin embargo, Marlaska ha desvinculado de ese informe la destitución de quien también fuera coordinador policial del dispositivo del 1 de octubre de 2017 en Cataluña y lo ha asociado a una "política razonable y normal de reconstrucción de nuevos equipos". Pérez de los Cobos abandona la cúpula del ministerio en el que ha trabajado con tres ministros de dos partidos distintos.

No dimite, se jubila

El director adjunto operativo (DAO) de la Guardia Civil, Laurentino Ceña, propuso al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ser cesado tras la destitución del jefe de la Comandancia de Madrid, Pérez de los Cobos. El número dos del instituto armado no ha compartido la "injerencia" del Gobierno en la investigación del 8M. Ceña formó parte del comité técnico de seguimiento de la crisis sanitaria y participó en las ruedas de prensa diarias que cada mañana se ofrecían de forma telemática en el Palacio de la Moncloa. El DAO se contagió de la COVID-19, aunque pasó la enfermedad en casa, si bien ya no volvió a comparecer en las conferencias de prensa.

En rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha explicado que Ceña ha pedido adelantar su jubilación. Ha reconocido su "la labor y dedicación" y que estaba previsto que se jubilase el pasado 23 de marzo, si bien la fecha finalmente se retrasó para concluir todos los hitos del 175 aniversario de la Guardia Civil iniciados el año pasado y también a consecuencia de la pandemia.

Del Servicio de Información a DAO

El máximo responsable del Servicio de Información de la Guardia Civil, el general de división Pablo Salas, será el nuevo director adjunto operativo (DAO) del instituto armado tras la renuncia de Laurentino Ceña. Para ello Marlaska ha informado de que ha propuesto a la ministra de Defensa, Margarita Robles, el ascenso de Salas a teniente general. Y dice que el nombramiento se enmarca en el "nuevo impulso de la Guardia Civil, que se inició de una forma importante" con la designación de María Gámez como la primera mujer que dirige el cuerpo.

Marlaska ha destacado "de manera especial" la contribución de Salas en la lucha contra ETA, especialmente en la detención del histórico dirigente etarra José Antonio Urrutikoetxea Bengoechea, alias Josu Ternera, el año pasado en Francia. Una "reconocida trayectoria en muchos frentes", ha dicho el ministro, que le ha brindado un "reconocimiento internacional"

El nombramiento de Salas se ha conocido poco después de que se haya hecho pública la renuncia de Ceña, vinculada a la destitución de Pérez de los Cobos, que ha provocado un gran malestar entre las asociaciones profesionales del cuerpo y en mandos del instituto armado, que no entienden esa "injerencia" del Ministerio. Intentar recuperar la conexión del cuerpo con los políticos es el difícil trabajo que le toca ahora al general Salas.

Publicidad