153.002333

Publicidad

Racismo

Carta del jefe de los Mossos por la supuesta agresión racista en Manresa: "Vergüenza e indignación por una conducta que no nos representa"

Seis agentes de los Mossos están siendo investigados por una presunta agresión racista en Manresa ocurrida hace más de un año. El jefe de los Mossos, Eduard Sallent, recuerda a todos sus agentes que esas actitudes no caben en una policía democrática.

El jefe de los Mossos d’Esquadra, Eduard Sallent, ha enviado un mensaje a todos los agentes tras la investigación que se está realizando a seis agentes de la policía autonómica por una presunta agresión racista ocurrida en Manresa durante un desahucio en enero de 2019.

Un vídeo, difundido por SOS Racismo, recoge la sucesión de insultos racistas de los agentes hacia el joven de 21 años.

Se llama Wubi, y suplica que dejen de golpearle: "Por favor, dejadme en paz, soy humano como vosotros" se lamenta entre lágrimas.

"Tú eres un mono, negro de mierda"

"Tú eres un mono", le replica uno de los policías que también añade: "Negro de mierda, hijo de la gran puta, Racista, no, lo siguiente. Mírame a la cara, tontolaba. La próxima vez que veas a la policía, corre, pero intenta irte muy lejos, más lejos de África".

"Verguenza e indignación por una conducta que no nos representa"

Eduard Sallent, jefe de los Mossos, recuerda en una carta a los agentes que en el cuerpo no se tolerará ninguna actitud o conducta racista, xenófoba o discriminatoria.

Sallent comparte la “vergüenza y la indignación” de una conducta que no representa al cuerpo policial y que, a su juicio, “atenta contra la profesionalidad y el buen trabajo que cotidianamente llevamos a cabo”.

“Son casos aislados que nos perjudican enormemente porque genera recelo en la profesionalidad de nuestro trabajo y desconfianza de la ciudadanía hacia la policía”, asegura.

Sallent pide a los agentes ser “cuidadosos” y “tratar de manera apropiada a todos” y les recuerda que “en una policía democrática no tienen cabida actitudes y conductas contrarias a sus principios y valores”.

"Son casos aislados que nos perjudican"

El compromiso de la policía con los principios legales y deontológicos no permite “ hacer ninguna discriminación por razón de raza, religión, opinión, sexo, lengua, lugar de residencia, lugar de nacimiento o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

Además les anima a ser “especialmente cuidadosos en garantizar que se trata de manera apropiada a todos, que se utiliza un lenguaje neutro en todo momento y que no se permiten conductas o actitudes discriminatorias”.

Los agentes investigados

Los agentes investigados siguen en activo a la espera de que se resuelva el procedimiento judicial abierto por un juez de Manresa sobre este presunto caso de racismo.

Según el conseller de interior, Miquel Buch, en el proceso judicial se tiene que determinar cuál fue la participación de cada uno de los agentes en los hechos y cuando haya una sentencia -si es condenatoria- se actuará "toda la firmeza y toda la dureza para erradicar cualquier instinto o actitud racista y xenófoba en el cuerpo".

Hasta entonces, los agentes implicados han sido trasladados y se dedicarán a funciones diferentes a las que han desempeñado hasta ahora.

Publicidad