La primera respuesta del gobierno a la propuesta de Pablo Iglesias la ha dado María Jesús Montero, ministra de Hacienda en funciones, en Espejo Público: "No se trata de hacer lo que yo digo y si no sale ya veremos, se trata de hacer lo que ya hemos hecho en el periodo de gobierno de Pedro Sánchez, hemos tenido muy buenos acuerdos con Podemos cuando hemos hablado de la gente, de política, sobre el paro, sobre la creación de empleo, sobre el problema de los jóvenes con la vivienda... así que cualquier posición que no pase por eso y pase por el reparto del poder no lo plantea donde debe estar". Montero insiste en que la oferta de Pedro Sánchez es un acuerdo programático con Podemos como socio prioritario, es decir, con los primeros que hablan.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, se ha dado tres semanas para tratar de recabar los apoyos que aún no tiene para ser elegido en la investidura, fijada para el 22 de julio, con una primera votación del candidato del PSOE el día 23. Abrirá una nueva ronda de contactos con los partidos la semana próxima.

Montero califica la actitud e Rivera de impresentable. Y es que a la espera de que Pedro Sánchez emprenda esa ronda con los líderes políticos, algunos ya han anticipado posiciones, como el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, el más duro con el candidato, tanto que ni siquiera está dispuesto a conversar de nuevo con él. "Yo no voy a perder el tiempo ni a hacer perder más tiempo", ha manifestado al ratificar que volverá a reunirse con Sánchez, con quien no tiene "nada más que hablar", ha recalcado, de lo que conversó con él en sus tres conversaciones anteriores. Por su parte, el líder del PP, Pablo Casado, ha criticado la "estrategia partidista y personal" del presidente en funciones, y le ha instado a aclarar si pretende reeditar el bloque parlamentario que le apoyó en la moción de censura o si en realidad lo que persigue es "forzar" la repetición de las elecciones. Un escenario que según ha admitido "no da miedo" al PP, aunque su presidente lo ve una "tremenda irresponsabilidad" porque los españoles ya votaron y "hay varias sumas" para la investidura; al contrario que Rivera, sí se ha mostrado dispuesto a hablar de nuevo con Sánchez. Desde el PNV, el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha advertido de que repetir las elecciones sería "un fracaso de la política". Y por parte de Unidas Podemos, objeto de toda la atención por su papel esencial para mantener a Sánchez en la Moncloa, su portavoz parlamentaria, Irene Montero, ha alertado en un tuit de que "Sánchez camina a una investidura fallida sin negociar nada con nadie para presionar a Cs". Aunque en ese mensaje Montero también ha considerado "posible" en un gobierno "de coalición progresista en julio".