Afganistán

Nabil, Karwan y Silvia, las dos caras de la evacuación en Afganistán

La familia de Nabil ha conseguido salvarse del horror que se vive en Afganistán. Sin embargo, su historia contrasta con la de Karwan y Silvia, cuya familia se ha quedado en el país, y no saben si algún día podrán volver a verlos.

Publicidad

A primera hora de este viernes, España ha dado por concluida la misión de sacar a colaboradores afganos y sus familias, así como al personal de la embajada y militares españoles del país, pocas horas después de que se produjese un atentado en las inmediaciones del aeropuerto Hamid Karzai, en Kabul.

Algunos intérpretes afganos que colaboraban con España, han podido salvar a su familia, como es el caso de Nabil. Sin embargo, su situación contrasta con la de Karwan, traductor afgano para las fuerzas armadas españolas en Afganistán, o la historia de Silvia, española casada con un afgano también colaborador con España. Ninguno de los dos han podido sacar a sus familias del país por tan solo unos escasos metros de la puerta de embarque.

Nabil podrá reencontrarse con su familia

Entre las miles de personas que sueñan con escapar de los talibanes está la familia de Nabil, un joven afgano que trabajó como cocinero en la base militar de las tropas españolas en Afganistán. Vive en España desde hace cuatro años y ahora, ha podido sacar a su familia del país en uno de los últimos aviones que el ejército español envió a Kabul.

Nabil, ha estado presente en el plató del programa Espejo Público de Antena 3, minutos antes de reencontrarse con su familia, y por difícil que parezca en estos momentos, no ha perdido la esperanza de regresar a su país algún día. Sin embargo, a pesar de que ese sueño se ha visto truncado por el ascenso de los talibanes, no pierde la esperanza: "Deseaba volver a mi país, un país tranquilo donde uno se siente seguro. Todavía tengo la esperanza de que termine todo lo que está pasando y poder estar con mi gente, disfrutar de mi tierra".

"Estoy contento por su situación y triste por el país. Me alegro por los que han salido para poder sobrevivir y tener una vida tranquila, como la que tengo yo aquí, y lo siento por los que han quedado allí", ha asegurado Nabil, quien ha agradecido la labor del Gobierno en la repatriación de cientos de afganos.

La familia de Karwan se quedó a 20 metros de la puerta de embarque

Karwan reside desde hace años en España. Su labor en Afganistán era la de ayudar a las tropas españolas como traductor, sin embargo, decidió venirse a España a buscarse un futuro mejor. Ahora que él y su familia necesitan ayuda de España, no la han podido recibir: "Fui traductor con las fuerzas armadas. Nadie del Ministerio de Defensa me llamó", indica.

Aunque se encuentra a miles de kilómetros de su país natal, Karwan ha vivido este conflicto como si estuviese allí, a través de la piel de su familia, que se encuentra atrapada en el país.

"Mi familia con mucha dificultad llegó a esa puerta (de embarque). Han dormido allí dos días esperando a que les dejasen pasar. Enseñaron a los militares americanos los papeles, los que me dio el Gobierno de España, pero estos no los aceptaban. No les dejaban entrar", indicaba el joven. "Estaban a 20 metros de los americanos, enseñaron los papeles pero no les dejaron entrar", señala.

Resignado, Karwan ha perdido toda esperanza de poder sacar a su familia de Afganistán: "Ya no tengo esperanza. Ayer estaba esperando que los españoles les recogieran en la puerta, sabían dónde estaban, no fueron por ellos, no les recogieron. El Gobierno ha traído a muchos trabajadores americanos, pero estos no dejaron a mi familia", decía.

El joven ha pedido encarecidamente al Ministerio de Exteriores traer a España a su familia, pues corre un grave peligro debido a que su padre fue un general que ayudó a las tropas españolas en Afganistán, y que ahora es buscado por los talibanes.

La emoción de Silvia al no poder sacar de Afganistán a su familia

El futuro de la familia de Silvia también se ha visto truncado tras el atentado de este jueves. Visiblemente emocionada, Silvia ha lamentado que, tanto su marido afgano, como su familia, no hayan podido salir del país: "No ha sido posible... Vamos a poner los esfuerzos en otras posibilidades para ver si podemos hacer algo por la gente que se ha quedado atrás", ha manifestado.

"Estaban en la puerta de Abbey Gate cuando se produjo la explosión. Fue un caos, muchos muertos. Respiramos aliviados cuando nos contestaron. Llevábamos toda la noche en vela", indica entre lágrimas.

La situación de Silvia, al igual que la de Karwan, es la de cientos de afganos que no han podido sacar a sus familias del conflicto, por lo que ha pedido la colaboración internacional para que estos ciudadanos no caigan en el olvido: "Me gustaría pedir que no nos olvidemos de Afganistán dentro de dos días. La gente que sigue allí, que se han quedado atrás, no nos olvidemos de ellos", y ha pedido a los políticos "que demuestren que no se mueven por la actualidad. Que sigan en el empeño de buscar maneras de dar oportunidad a las personas para poder volver".

Del mismo modo, ha felicitado a Nabil por haber podido salvar a su familia de las manos de los talibanes, ya que ella no pudo conseguirlo a pesar de que los suyos estaban ya dentro del aeropuerto.

Publicidad