Ayuntamiento de Madrid

Descubren a José Luis Martínez Almeida y Begoña Villacís comiendo juntos en un restaurante

El alcalde y la vicealcaldesa acallan los rumores de una posible moción de censura en el Ayuntamiento madrileño.

 La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís (i), conversa con el alcalde, José Luís Martínez-Almeida

La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís (i), conversa con el alcalde, José Luís Martínez-Almeida efe

Publicidad

José Luis Martínez Almeida ha salido, acompañado de Begoña Villacís, de un restaurante en pleno centro de Madrid. Demuestran la buena relación que tienen con gestos de complicidad. Cuando se percatan de la presencia de las cámaras bromean con los periodistas. El alcalde ha preferido no hablar de la decisión del juez de suspender la declaración de Elena Collado, responsable de las contrataciones de la corporación municipal, hasta decidir si imputarla en el caso de las mascarillas.

La vicealcaldesa ha defendido a Collado. Asegura que es testigo y no está imputada "por ahora, solo es testigo". "La Fiscalía ha vuelto a reiterar que somos los perjudicados", ha indicado Begoña Villacís, que no quiere hablar de Alberto Luceño. "No me puedo meter ahí. A mí lo que me preocupa es el Ayuntamiento y el dinero de los madrileños, no soy la portavoz de Luceño", ha señalado. Villacís asegura que están viviendo el caso de las mascarillas con mucha intensidad "con ganas de que haya transparencia y afortunadamente esto es un gobierno de coalición dónde no hay libertad para gobernar”.

La querella de Anticorrupción contra Luis Medina y su socio, Alberto Luceño, que presuntamente se lucraron a costa del consistorio trayendo mascarillas por más de 13 millones de dólares, abrió una nueva brecha en Cibeles pese a que no existe una sola acusación contra ningún cargo municipal.

Cuando el caso estalló, Begoña Villacís se mostró visiblemente molesta con José Luis Martínez Almeida. Exigió una auditoría externa sobre los contratos de emergencia adjudicados durante la pandemia por el Ayuntamiento de Madrid y la fiscalización de la Cámara de Cuentas. "Han fallado los controles y eso nos tiene que llevar a una reflexión. Pedimos y exigimos una auditoría externa sobre los contratos de emergencia para que sea un tercero el que los audite. Hemos pagado más", declaró la líder de Ciudadanos. Desde entonces planea sobre el alcalde los rumores de una posible moción de censura de Ciudadanos.

Martínez Almeida ha insistido en que el Ayuntamiento es el perjudicado porque "esas dos personas, Luis Medina y Alberto Luceño ocultaron al Ayuntamiento que iban a cobrar algún tipo de comisión y que como consecuencia de este engaño se desconocía que parte del precio se iba a enviar a retribuciones. Esto es una cuestión jurídica que se tendrá que determinar". El alcalde de Madrid ha reiterado que tiene la conciencia tranquila y ha lamentado las persecuciones y señalamientos que ha tenido que sufrir desde que estalló el caso de las mascarillas.

Publicidad