20.010500

Publicidad

Cataluña

Descienden los partidarios de la independencia en Cataluña, pero seguirían ganando las elecciones

Nueva encuesta de la Generalitat, con un nuevo descenso de los partidarios de la independencia: 42 % frente al 50 % que no la quieren. Sin embargo, los partidos independentistas podrían mantener la mayoría absoluta en el Parlament.

Los contrarios a la independencia ascienden al 50,5% y ganarían a los partidarios por 8 puntos porcentuales de diferencia (42%), según el último sondeo del Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat. La cifra de 50,5% de los contrarios a que Cataluña sea un estado independiente es la más alta de la serie histórica del CEO (desde diciembre de 2014), pues hasta el presente el máximo estaba en el 50% registrado en junio de 2015.

Respecto al barómetro del pasado febrero, elaborado cuando aún no había estallado la pandemia de coronavirus, los detractores de la independencia suben del 47,1% hasta el 50,5%, mientras que los partidarios caen del 44,9% al 42%, el segundo peor registro (el primero fue un 41,1% en junio del 2017).

Por otro lado, un 50,4 % de los encuestados está de acuerdo en que los catalanes tienen derecho a "decidir su futuro como país votando en un referéndum".

Posible mayoría independentista

ERC se mantiene como primera fuerza política, pero el nuevo partido del expresidente Carles Puigdemont avanza, a pesar de no saber todavía cómo se presentarán los antiguos integrantes de CiU. A Esquerra le asigna el 22,1% de los votos, entre 33 y 34 escaños, y JxCat obtendría el 20,9% de los votos, entre 32 y 33 escaños.

El independentismo mantendría la mayoría absoluta en el Parlament por el incremento de entre 6 y 7 escaños de la CUP, por lo que sumarían hasta 74 parlamentarios, aunque no tengan la mitad de los votos. La alternativa de izquierdas, un pacto ERC-PSC-comunes, solo alcanzaría la mayoría absoluta en su mejor opción, con 68 diputados. El PSC lo sitúa como tercera fuerza, 17% y 24 escaños (7 más que ahora), seguido de Ciutadans, que pasa de la primera a la cuarta fuerza con el 14,4% de los votos y 19 escaños (pierde 17). Los comunes de Colau mejorarían ligeramente sus resultados respecto al 21-D con el 8,2% de los votos y entre 9 y 10 representantes (ahora tienen 8). El PPC reuniría los mismos escaños que la CUP, entre 6 y 7, y Vox entraría en el Parlament con entre 3 y 4 diputados.

Publicidad