Decenas de parejas españolas siguen viviendo una situación desesperada en Ucrania. ¿El motivo? No pueden regresar a España con sus bebés nacidos en aquel país por procesos de "gestación subrogada".

En España, los también conocidos como 'vientres de alquiler' están prohibidos desde el pasado mes de febrero, lo que ha dejado en un vacío legal a numerosos pequeños que habían sido concebidos antes del cambio de la normativa.

En las imágenes se puede escuchar el testimonio de una de las mujeres afectadas, se trata de Nathalie Maat y presenta a su hija Rocío que nació el 5 de marzo en Kiev. Nathalie, junto a su marido, han logrado su sueño de ser padres a cuatro mil kilómetros de distancia.

Hasta ahora nuestra embajada en Kiev facilitaba un pasaporte español a los bebés, pero desde que España cambió la normativa sobre los conocidos vientres de alquiler se les exige un pasaporte ucraniano, un proceso que supone más tiempo de espera.

En los próximos meses el número de parejas en la situación de Nathalie y su marido, Óscar, puede alcanzar el centenar, ya que hay muchos procesos de gestación que se iniciaron antes del cambio de la ley.

La situación se ha visto agravada en los casos de los bebés que han nacido con alguna enfermedad. Hay varios casos de hidrocefalia y también con problemas cardíacos. Un panorama desesperante para las parejas que ven como se multiplican los gastos.Un proceso que sin contratiempos alcanza una media de 60.000 euros.

También te puede interesar...

Una mujer de 61 años da a luz a su propia nieta mediante gestación subrogada

Un total de 18 familias quedan atrapadas en Ucrania y Georgia por la gestación subrogada