DEBATE DE INVESTIDURA

Pablo Casado y Albert Rivera atacan a Pedro Sánchez en la sesión de investidura

El líder socialista ha recriminado la no abstención de PP y Ciudadanos, mientras que Casado y Rivera han criticado la forma en que Sánchez ha llevado las fallidas negociaciones

Publicidad

Como el pasado lunes en el debate de investidura, las intervenciones de Sánchez, Iglesias y Rivera han estado protagonizadas por un cruce de acusaciones entre los tres. Sánchez ha vuelto a recriminar a los líderes de las formaciones de derecha que su única razón para no abstenerse es que ambos necesitaban un "pretexto para acusar al PSOE "de una investidura condicionada por los partidos independentistas".

El líder socialista ha recalcado los resultados electorales que Ciudadanos y PP obtuvieron en el País Vasco y Cataluña, asegurando que si hubiesen sido los de su formación no se "atrevería" a ser candidato a la Presidencia del Gobierno. Así, Pedro Sánchez ha recordado que los de Rivera no sacaron ni un concejal de los "2.600 en Euskadi" y que los de Casado solo lograron una única diputada "entre los 48 a elegir" en Cataluña.

Por su parte, el líder del PP ha comenzado en su intervención haciendo una referencia al cuento de Augusto Monterroso. "Cuando despertó Sánchez el elefante morado con el lazo amarillo seguía allí", en referencia a las negociaciones con Podemos y con los partidos nacionalistas catalanes. Casado también ha recriminado al líder socialista que se ha vivido estas semanas "ha sido una encarnizada de poder con sus socios preferentes"."No pueden pretender seguir jugando a la ruleta rusa con nuestro futuro y nosotros pongamos la bala" ha sentenciado.

Finalmente ha sido el turno de Rivera que también ha hecho referencia en cómo se han llevado a cabo las negociaciones para la formación de Gobierno. Al líder de Ciudadanos le "parece triste" que el país se haya paralizado "tres meses por un ministerio". Y ha recriminado a Iglesias y a Sánchez que "han tratado a España como un botín".

Publicidad