19.845333

Publicidad

Coronavirus

El Consejo de Ministros y la Unión Europea estudian nuevas medidas para controlar la expansión del coronavirus

La expansión del coronavirus y su impacto en los mercados, la economía y la vida familiar y profesional lleva a plantear nuevas medidas al Gobierno y a la Unión Europea.

La expansión del coronavirus, con un "cambio a peor" durante el fin de semana, ha llevado a un cambio en el enfoque de la lucha contra la epidemia. Tanto en España como en la Unión Europea. En un caso reunión del Consejo de Ministros con un anunciado plan de choque, además de otra de la comisión ministerial para el seguimiento del COVID-19, y en el otro un Consejo Europeo, que reunirá por primera vez por teleconferencia a los jefes de Estado o Gobierno.

El "plan de choque" de Sánchez

Antes del encuentro, el presidente presidirá también la reunión del Consejo de Ministros, en el que está previsto que también se trate la incidencia del brote del nuevo coronavirus en España, que ya ha dejado más de un millar de afectados y 28 fallecidos. El propio Sánchez ha anunciado la puesta en marcha de un plan de choque frente al coronavirus, un paquete integral de medidas que trascienden el ámbito económico, que el Ejecutivo quiere coordinar con la Unión Europea y los agentes sociales. Desde este mismo martes, el Consejo de Ministros evaluará y en su caso, aprobará, determinadas medidas, si bien parte de este plan de choque está condicionado por una serie de hitos que tendrán lugar a lo largo de esta semana, lo que aconseja esperar a su desarrollo antes de que el Gobierno adopte ciertas decisiones.

Entre las primeras medidas que se estudian pueden estar:

- Garantizar la liquidez de las empresas (créditos blandos).

- Bonificaciones en las cotizaciones.

- Flexibilización en el trabajo.

Los líderes de la UE celebran un Consejo Europeo monográfico mediante videoconferencia para coordinar actuaciones sobre el Covid-19 después de que el impacto del brote del nuevo coronavirus se haya acrecentado en Europa. El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha convocado la reunión por videoconferencia de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, que se celebrará a partir de las 17.00 horas, con el objetivo de dar una respuesta europea al nuevo coronavirus. "Necesitamos cooperar para proteger la salud de nuestros ciudadanos", ha indicado en un mensaje en su cuenta de Twitter sobre la reunión del Consejo Europeo para intentar contener las medidas sanitarias y la respuesta económica. En el encuentro participará por videoconferencia el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ya se ha puesto en contacto telefónico con algunos de sus socios europeos para abordar de manera conjunta la coordinación de estrategias frente al coronavirus. Así, ha conversado con la canciller de Alemania, Angela Merkel, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, y el propio presidente del Consejo Europeo.

Previamente, el jefe del Ejecutivo también ha conversado con el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus. El Consejo Europeo tendrá lugar un día después de que el Gobierno haya anunciado que en España se ha elevado el escenario de alerta contra el coronavirus, pasando de contención a "contención reforzada", que contiene medidas adicionales, como la suspensión de todas las clases de 0 años hasta la universidad en Madrid, Vitoria y Labastida (Álava), ya que son "zonas con índice de transmisión alto". Igualmente, el Gobierno italiano ha ampliado las medidas de excepcionalidad para combatir el coronavirus a todo el país, con lo que quedan prohibidos todos los desplazamientos. "Toda Italia será zona protegida. Ya no hay más área roja, verde o amarilla. Todos los movimientos están prohibidos, excepto por necesidades probadas. En toda Italia", ha indicado el primer ministro italiano, Giuseppe Conte. En otros países europeos afectados como Francia y Alemania, con más de un millar de casos positivos cada uno, las medidas de contención no han sido tan drásticas y se han limitado a evitar las reuniones multitudinarias y facilitar las ayudas a empresas.

Publicidad