Publicidad

El nuevo anteproyecto de Ley aprobado por el Consejo de Ministros da el pistoletazo de salida a la séptima reforma educativa en la democracia. Las novedades más importantes giran entorno al refuerzo de las asignaturas básicas (las matemáticas, los idiomas, etc.) en detrimento de las optativas.

El ministro de educación, José Igancio Wert explicó en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que uno de los problemas más importantes en España es la inmensa "desigualda que existe entre las diferentes CCAA" por ello esta nueva reforma trabaja en pro de la integración.

Para esta unificación Wert ha anunciado que el Estado decidirá en cuanto a contenidos en un 65% en las CCAA con una lengua cooficial y en el 75% en el resto.

Además se introducen como novedad pruebas de evaluación al final de cada etapa. Las de primaria tienen como objetivo detectar posibles problemas en el aprendizaje, pero un suspenso en ellas no supondrá que el alumno tenga que repetir curso. En cuarto de la ESO será necesario el aprobado para obtener el título de bachillerato y al finalizar segundo de bachillerato el suspenso no permitirá obtener el título.

En la ronda de preguntas la vicepresidenta del Gobierno matizó las cuestiones sobre la pasada reunión entre Rajoy y Mas. Soraya Sáenz de Santamaría explicó que el Presidente tiene que hacer cumplir la legislación y desmintió "tajantemente" una posible congelación de las pensiones.