Presupuestos

Montero tiende la mano para mejorar los Presupuestos de 2023 que son un "antídoto contra la desigualdad o pobreza"

El presidente del Gobierno no ha estado presente en el debate de los Presupuestos Generales del Estado ya que se encuentra de gira diplomática por África.

Publicidad

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero comenzaba puntual su cita para debatir los Presupuestos Generales del Estado (PGE) 2023 en el Congreso de los Diputados. Ha sido la primera en tomar intervenir para explicar las cuentas públicas del Ejecutivo y pedir el respaldo del resto.

Un debate al que no acude el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, porque se encuentra de gira por Kenia y Sudáfrica. El jueves se someterán a votación para su aprobación y Sánchez votará de forma telemática.

Durante la intervención, la ministra Montero ha manifestado que las cuentas públicas son "una inyección de recursos para reforzar la economía y consolidar el estado de bienestar y proteger a la clase media y trabajadora y a la mayoría social del país".

Ha comenzado asegurando que las cuentas públicas están basadas en dos premisas que califica de "fundamentales": la justicia social y la eficiencia económica. "Las cuentas publica para 2023 se han diseñado con un doble objetivo: acompañar a la mayoría social del país para que pueda transitar en las mejores condiciones posibles las consecuencias dela guerra de Rusia, el impacto de la inflación en los hogares y en la cadena productiva. Estas cuentas tienen que ayudarnos a acelerar las grandes transformaciones de la economía", pronunciaba la titular de Hacienda.

"Son grandes retos en materia de sostenibilidad medioambiental, digitalización, formación y cualificación del capital humano y en la apuesta la la ciencia y la investigación para que nuestro país en los próximos años sea más fuerte, competitivo y resiliente frente a las crisis", expresaba. Incidiendo en que la juventud está entre las prioridades.

Un discurso de casi una hora de duración en la que ha expuesto los motivos por los que tienen que salir adelante estos presupuestos cargados de polémica por las previsiones de la Airef o el Banco de España. La AIReF ya puso en cuestión los Presupuestos Generales de 2023 y según sus datos, España podría entrar en recesión técnica tras caer el PIB a finales de 2022 y comienzos de 2023.

El presupuesto "es un antídoto contra la desigualdad, pobreza o desesperanza, que son el caldo de cultivo para los populismos", decía para finalizar su intervención. También ha querido "tender la mano" con el fin de mejorar "estas cuentas públicas a través de las enmiendas parciales". Durante su discurso, ha llegado a comparar estas cuentas con los Pactos de La Moncloa que se firmaron hace 45 años.

"Les tiendo la mano para poder mejorar estas cuentas públicas a través de las enmiendas parciales que podamos acordar. Buscamos una mayoría constructiva para hacer que España avance", añadía María Jesús Montero.

Debate antes de la votación

La oposición ha presentado siete enmiendas a la totalidad de los PGE. Cargan contra el Gobierno por "intercambiar cromos" con ERC, formación clave para sacar adelante los presupuestos. La portavoz del Partido Popular, Cuca Gamarra, señaló que hay una intención clara de que los fugados queden impunes.

Después de la primera intervención de Montero en la Cámara, la presidenta del Congreso, Merixell Batet, ha suspendido la sesión hasta las 15:00 horas. Será entonces cuando se reanude el debate con intervenciones de los representantes de las formaciones que han presentado enmiendas a la totalidad: Partido Popular, Vox, Ciudadanos, Junts per Catalunya, CUP, UPN y Foro Asturias.

Por último, portavoces de los grupos parlamentarios que no hayan presentado enmiendas al proyecto del Gobierno hablarán sobre su posición sobre los PGE.

El jueves a las 09:00 horas está previstos que se reanude de nuevo el debate con los grupos que no intervienen en esta primera jornada. Finalizará con la intervención de la titular de Hacienda para comenzar con la votación.

Apoyos a los PGE

PNV ha sido el último grupo en esclarecer su posición. No presentaron la enmienda a cambio de una nueva ley quincenal del cupo vasco, aunque también han conseguido competencias en prisiones y cesión del impuesto a los ricos así como las selecciones de pelota vasca y surf. Así lo anunció en una rueda de prensa en Bilbao, el portavoz Aitor Esteban.

Por su parte, ERC anunció que con su decisión "da margen y contribuye a generar las condiciones que permitan mantener abiertas las negociaciones que están en marcha, plenamente conscientes del contexto grave de crisis económica y social que tenemos que atender". El partido catalán pide a cambio reformar el delito de sedición del que se pueden beneficiar los líderes del Procés. También quiere que se rebajen las múltiples por desórdenes. Estas concesiones, de momento, han servido para que se tramiten las cuentas. Mientras tanto, el Gobierno y la oposición cruzan acusaciones por la forma en la que se han buscado los acuerdos.

EH Bildu ha advertido -al igual que ERC- que pese a no presentar enmiendas a los presupuestos, sus votos no están asegurados para sacar adelante el proyecto presupuestario del Ejecutivo para el año 2023. El partido de Otegui quiere expulsar a la Guardia Civil del País Vasco y Navarra. Por otro lado, la oposición se ha mostrado preocupada porque considera un "peaje" lo que se va a pagar por la aprobación. Cuca Gamarra ha asegurado que "los españoles tienen derecho a saber con qué está negociando Pedro Sánchez.

Publicidad