El último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) mantiene la distancia entre el PSOE y el PP en más de 25 puntos de estimación de voto, y a Ciudadanos como segunda fuerza por delante del PP, aunque recortando esa ventaja.

Así, el PSOE obtendría el 39,5 % de los votos, el PP el 13,7 % y Ciudadanos el 15,8 %. Unidas Podemos se quedaría con el 10,2 % y llegaría al 13,4 % sumando con En Comú Podem y Compromís, mientras que Vox sigue perdiendo décimas y se quedaría con el 5,1%. El sondeo se hizo a partir de 2.974 entrevistas personales en domicilios a ciudadanos de 296 municipios en 49 provincias, entre los días 1 y 11 de junio, una semana después de las elecciones municipales, autonómicas y europeas, en medio de las primeras y complicadas negociaciones para formar los nuevos gobiernos. El margen de error es del 1,8 %.

ANTE EL DEBATE DE INVESTIDURA

Con respecto al mes anterior y visto como tendencia ante las negociaciones para el debate de investidura, suben los dos grandes partidos y pierden fuerza los demás: el PSOE sigue subiendo en intención de voto, tres puntos más que en mayo, mientras el PP recupera más de dos puntos y Unidas Podemos acentúa su caída, con 2,6 puntos menos. Ciudadanos reduce en medio punto su respaldo, Vox pierde dos décimas y ERC baja una décima.

Entre los que dicen que cambiarían su voto tras conocer los resultados de las elecciones del 28A (",4 %), un tercio dice que lo haría para reforzar al partido que puede gobernar, y uno de cada cinco para evitar que gobiernen otros partidos.

Sánchez tiene previsto poner en marcha la próxima semana una nueva ronda de contactos con los partidos mayoritarios de cara a desbloquear la investidura, una vez fijada ya la fecha del debate para los días 22 y 23 de julio. En esta ronda insistirá en reclamar el apoyo de Podemos y la abstención de PP y Cs.

De no conseguir los apoyos necesarios para salir investido, el cronómetro de 47 días se activaría por lo que las elecciones serían el 10 de noviembre.

El anterior barómetro del CIS, publicado en mayo, mostraba que la mitad de los españoles, un 45,2 por ciento, prefiere un Gobierno de coalición entre varios partidos. Y de ellos, un 34,1 por ciento apuesta por un Ejecutivo del PSOE y Unidas Podemos con el apoyo de partidos no independentistas. En este barómetro un 43,7 % se muestra partidario de reformar la Constitución para evitar el requisito de la mayoría absoluta en la elección del presidente del Gobierno.

LOS POLÍTICOS, GRAN PROBLEMA

Los políticos se consolidan como el segundo problema nacional y además marcan récord en el porcentaje de quienes los citan como una de sus principales preocupaciones en los barómetros mensuales del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). En este estudio, realizado cuando arrancaron las negociaciones para la investidura de Pedro Sánchez y en ayuntamientos y comunidades, la clase política alcanza un porcentaje del 32,1 %, creciendo 4,2 puntos respecto al sondeo de mayo, que se hizo justo después de las generales. Es el máximo desde 1985.

Pedro Sánchez es el preferido como presidente del Gobierno (lo dice el 37 %), pero la segunda respuesta es ninguno de los líderes actuales (18,3 %).