El líder del PP, Pablo Casado, ha exigido este martes al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, que convoque ya elecciones generales y no alargue "la agonía" porque "defender España requiere defender la Constitución" y ponerse en contra de los que quieren "destruirla". Además, ha asegurado que no pueden seguir "otros 40 años intentando integrar a los que quieren desintegrar España".

"Ustedes, y lo digo aquí solemnemente, han traicionado a la Constitución española. Convoquen elecciones, váyanse. Este país merece un Gobierno mejor que el que ustedes representan", ha espetado Casado a Sánchez y la bancada socialista con una prolongada ovación del Grupo Popular.

En su segunda intervención del debate de Presupuestos que se celebra en el Congreso --ha subido a la tribuna sin notas ni papeles--, Casado ha elevado el torno contra el Ejecutivo de Sánchez afirmando que "no da la talla" y acusando a Sánchez de ser el "presidente de la mentira". "Le recomiendo que haga caso al señor Rubalcaba cuando decía que 'España no se merece un Gobierno que mienta'", ha manifestado.

Un Gobierno "zombi" y que "está muerto"

"Es un Gobierno que esta muerto, que aún no lo sabe y va deambulando intentado pactar los Presupuestos con aquellos que ya le han dicho lo mismo que le dijeron hace ocho meses", ha manifestado, en alusión al derecho de autodeterminación.

Tras insistir en que el Gobierno del PSOE ha dado sus "últimas bocanadas" y "agoniza ya entre estertores", ha rechazado las afirmaciones de la ministra Montero asegurando que no han cedido "nada" ante los independentistas. "¡Pero si les han dejado en ridículo y han filtrado ellos el documento de Pedralbes!", ha apostillado, para exclamar: "¡Qué bochorno!".

Por eso, ha dicho que el Ejecutivo de Sánchez pasará a la historia como el que estuvo "nueve meses dependiendo del apoyo de los que querían romper España". "No puede ser presidente del Gobierno alguien que se avergüenza de España y critica a la gente que se manifiesta por la unidad nacional", ha apostillado.

"Esto pasa factura"

Tras asegurar que la nación ha dicho "basta" y que no pueden seguir "otros 40 años intentando integrar a los que quieren desintegrar España", el líder del PP ha afirmado que el PP será la "contención al chantaje independentista y, sobre todo, la contención a la rendición socialista".

De hecho, ha sacado a colación las manifestaciones de Felipe González, Alfonso Guerra y otros barones socialistas sobre su "cesión a las reivindicaciones indepedentistas", al tiempo que se ha mostrado convencido de que esto va a pasar "factura" al PSOE.

Reivindica la labor del PP contra el independentismo

En su intervención inicial, Casado ha denunciado el "papelón" de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, por acudir a la Cámara Baja a defender unos presupuestos que "ya están heridos de muerte". "Es cómo vender un pescado que ya empieza a oler mal", ha enfatizado.

El mismo día que comienza en el Tribunal Supremo el juicio del 'procés', el presidente de los 'populares' ha reivindicado la labor del Gobierno de Mariano Rajoy contra el proceso independentista en Cataluña, ya que, según ha subrayado, al recurrir el Estatut los encausados se sientan hoy en el Tribunal Supremo y no en el Tribunal de Justicia de Cataluña (TSJC).

Tras la concentración del pasado domingo en la Plaza Colón exigiendo elecciones y rechazando que se negocie con los independentistas, Casado ha recriminado a Sánchez que le dé "igual lo que digan en la calle porque son todos fachas", lo que dicen "los constitucionalistas" o lo que dicen los editoriales de los periódicos "porque están todos comprados".

"Como el clásico de Horacio, él se aplaude mientras el pueblo le silba", ha exclamado, para añadir que también le "da igual" lo que digan los indicadores internacionales o lo que resista la sociedad española porque "tiene un manual de resistencia", en alusión al título del libro del jefe del Ejecutivo que saldrá a la venta la próxima semana.

El líder del PP ha afirmado que Sánchez "ha estado ocho meses mal gobernando España" y ha recalcado que su "huida" ha "acabado. "Nunca nadie hizo tanto mal en tan poco tiempo. Han conseguido que el gobierno de España sea visto por todo el mundo como un rehén de los independentistas y han conseguido de forma vergonzante callar en las reivindicaciones absolutamente ignominiosas del separatismo con el propio Gobierno de España".

"Respiración asistida" a cambio de "retirar acusaciones"

En este sentido, ha dicho que espera que no prosperen en el Congreso unas cuentas públicas con las que intenta "perpetuarse" en la Moncloa para estar un mes mas volando en "el Falcon" o "paseando en el Palacio de Pedralbes con los que le dan la respiración asistida a cambio de millones, de impunidad en su golpe de Estado, retirar acusaciones o humillar a España por la permanencia en el poder".

El presidente del PP ha rechazado las comparaciones "odiosas" de Pedro Sánchez con el expresidente Adolfo Suárez porque, según ha recalcado, "o se planta cara a los que dan el golpe" o se les "necesita para continuar en el banco azul".

Los "milagros" económicos y las mujeres

Además, Casado ha dicho que el PSOE no puede dar lecciones de economía al PP porque los Gobiernos socialistas dejaron a España "quebrada". "El PP ha salvado a España dos veces de la crisis y se estudia hasta en todo el mundo los dos milagros económicos por Aznar y por Rajoy", ha enfatizado.

De la misma manera, Montero y Casado se han enzarzado por la defensa de la mujer. "Lecciones de mujeres y de defensa de la igualdad, ni una", le ha espetado el líder 'popular', que ha recordado que su partido lanzó el plan nacional contra violencia de género. El presidente del PP también ha aprovechado su intervención para afear al Gobierno socialista que vuelva a poner encima de la mesa la exhumación de Franco -ante la medida que aprobará este viernes el Consejo de Ministros-. "Creo que lo quieren exhumar por cuarta vez. No sé si lo van a encontrar", ha ironizado.

Finalmente, ha subrayado que estos PGE son "nefastos" para la economía y "malos" para España, pero ha añadido que Sánchez quiere con estas cuentas "financiar otra vez una campaña electoral" como hizo en su día el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero con el llamado 'plan E'. "Quieren volver a financiar una campaña electoral a costa del contribuyente", ha concluido.