La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, considera que la figura de un "relator" sería "bastante útil" para coordinar y favorecer el diálogo en la mesa entre los partidos catalanes que ha dejado claro, se sitúa al margen de la relación bilateral entre el Gobierno central y la Generalitat.

"No hay más", ha recalcado Calvo en una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa, en la que ha criticado la actitud del PP y de Ciudadanos por obstaculizar ese diálogo que busca una situación política a la crisis en Cataluña.

Carmen Calvo ha aclarado que la figura de un relator que coordine las reuniones de la mesa de partidos para Cataluña no es un "mediador internacional" sino alguien que "ayude" en ese diálogo ante la crisis política e institucional en la comunidad.

"Encontraremos alguna persona que conozca muy bien la situación para que ayude a que los partidos se puedan sentar a hablar de Cataluña", asegura la vicepresidenta del Gobierno, que considera "oportuno" que los partidos políticos hablen.

Preguntada sobre si la figura del relator recibirá algún tipo de remuneración y en caso de ser así, quién le pagaría, la vicepresidenta explica que se trataría de "una persona que esté dispuesta a trabajar por amor al arte" para "echar una mano a los partidos para que ordenen su trabajo".

Respecto a las críticas recibidas desde dentro del propio partido, como la de Emiliano García-Page en una entrevista en Onda Cero, Calvo les ha restado importancia y cree que las declaraciones de algunos de sus compañeros se deben al desconocimiento y a la desinformación.