64.458594

Publicidad

Coronavirus

Cacerolada contra Pedro Sánchez frente a su antigua casa, donde vivía antes de instalarse en Moncloa

Las protestas contra la gestión de la crisis del coronavirus por parte del Gobierno de Pedro Sánchez han llegado hasta su antigua vivienda en Pozuelo de Alarcón, donde residía antes de trasladarse a Moncloa.

Este domingo han continuado las caceroladas y concentraciones en Madrid, por octavo día consecutivo, contra la gestión por parte del Gobierno de la crisis del coronavirus, protestas que se han extendido a otros puntos de España.

Además del madrileño barrio de Salamanca, origen de las manifestaciones el pasado domingo, se ha desarrollado una concentración en Pozuelo de Alarcón, exactamente frente a la antigua vivienda de Pedro Sánchez, donde residía antes de convertirse en presidente y mudarse a Moncloa.

Por otro lado, la protesta más multitudinaria, de unas 450 personas, según fuentes policiales, se ha desarrollado frente a la sede del PSOE en la calle Ferraz, aunque también ha habido en otros puntos, como Moncloa, Aravaca, Pinar de Chamartín, Mirasierra o Chamberí, y en municipios limítrofes como Majadahonda o el mismo Pozuelo.

Estos manifestantes piden la dimisión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Salen a la calle para expresar su crítica postura ante la situación actual y protestan contra la mala gestión de la pandemia por parte del Ejecutivo, tal y como ellos lo ven.

Estas caceroladas, repartidas ya en varios puntos de España, piden también la reanudación de la actividad económica, ya que muchos empresarios aún no han dejado de generar pérdidas desde que se decretara el estado de alarma.

Publicidad