63.018333

Publicidad

Coronavirus

Barcelona, la única ciudad aislada por el coronavirus durante la desescalada

Desde hoy Barcelona se convierte en la única gran ciudad de la que no se puede entrar ni salir, está aislada por decisión del Gobierno de la Generalitat. Torra decidió que la desescalada fuera por regiones sanitarias y no por provincias.

Barcelona, es hasta ahora la única capital aislada de España por el coronavirus a petición del propio Govern. Sus habitantes no pueden salir ni desplazarse a municipios cercanos. De momento seguirá así, hasta evaluar el posible impacto en la evolución de la pandemia en esta Fase 1. Si no hay rebrotes, se tratará de unificar regiones sanitarias para que los barceloneses puedan tener mayor movilidad, como el resto de las provincias que han pasado hoy a Fase 1.

La división territorial por regiones sanitarias, planteada por la Generalitat para contrarrestar el modelo por provincias propuesto por el Gobierno, ha convertido a la capital catalana en la única ciudad española que no podrá comunicarse con los municipios de su entorno ni permitirá a sus ciudadanos salir de las fronteras de su término municipal, al constituir una única región sanitaria. El gobierno catalán pide cautela y de momento sigue argumentando que desconfinar por provincias constituiría una "temeridad».

Carta de los alcaldes a Torra: "que rectifique y levante barreras"

A pesar de que la fase 1 autoriza los encuentros de hasta diez personas, estas no podrán producirse si los familiares o amigos viven en el área metropolitana.

Por ello, más de 30 alcaldes socialistas de la provincia de Barcelona -como los de L'Hospitalet, Sabadell, Santa Coloma de Gramenet o Cornellà- han pedido por carta a Torra que dé marcha atrás y permita la libre movilidad entre sus municipios y la capital catalana.

Y es que la actual limitación provoca que, más de dos meses después de que se decretara el estado de alarma, los barceloneses no puedan visitar a familiares que viven a sólo unos cuantos kilómetros de distancia o prácticamente al lado como ocurre en ciudades como L'Hospitalet. Entrar en Barcelona por otros motivos que no sean para ir a trabajar supondría cometer una infracción.

Lo que la Generalitat estudia ahora es reclamar al Gobierno autorización para permitir la libre circulación entre las tres áreas sanitarias que forman el área metropolitana de Barcelona y en el que viven 3,3 millones de personas, el 66% de la población catalana.

Esto no supone en ningún caso viajar por toda la provincia de Barcelona, pero sí entre sus principales ciudades.

Publicidad