El joven Andrés V.F, alias Capi, que el 16 de diciembre de 2015 propinó una bofetada al entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en un paseo electoral por Pontevedra durante la campaña de las elecciones generales, ha vuelto a atacar este sábado a otro político, esta vez al coordinador local de Vox en esa ciudad.

Fuentes tanto de Vox como policiales han indicado que antes de golpear en la cara a Juan Manuel Rosales en la zona de la Ferrería, Capi ya había lanzado petardos contra la mesa informativa que el partido había instalado en la Plaza de Abastos pontevedresa, donde se habría producido un primer enfrentamiento verbal.

Rosales acudió a interponer una denuncia en la comisaría, donde coincidió con Andrés V.F., que compareció en las dependencias policiales para contar que había sido él quien había protagonizado los hechos, según las fuentes.

Vox sopesa denunciar por terrorismo al agresor

El coordinador de Vox en la provincia de Pontevedra, Andrés Álvarez, ha confirmado que el partido sopesa denunciar a Andrés V.F, alias Capo. Álvarez ha señalado que esta agresión al compañero de Vox se enmarca en una campaña de amenazas que, a través de las redes sociales, los dirigentes de Vox en Pontevedra han estado recibiendo en los últimos días por parte de la Coordinadora Antifascista de Vigo, a la que vinculan con Resistencia Galega, organización considerada terrorista por las autoridades.

"Esto es una muestra más de la alerta antifascista de Pablo Iglesias", ha señalado el líder de Vox en Pontevedra, a la que, en su opinión, han respondido los "cachorros" de Resistencia Galega para "coartar nuestra libertad de expresión". El dirigente de Vox ha asegurado a Efe de que el agresor de Juan Manuel Rosales, coordinador del partido de Santiago Abascal en la ciudad de Pontevedra, iba acompañado de varios jóvenes que "intentaron boicotear" el montaje de la carpa informativa, situada frente a la plaza de abastos de la localidad gallega, "y llegaron a tirarnos petardos".