Los examinados asistían a las pruebas de tráfico con un teléfono móvil escondido entre la ropa y a través de la cámara pasaban las preguntas al profesor que se encontraba fuera. Las respuestas las recibían a través de unos auriculares. El profesor se desplazaba desde Barcelona a Palma de Mallorca para filtrar las respuestas.

La Policía ha detenido a cinco personas acusadas de realizar exámenes de tráfico de forma ilícita, entre ellos el profesor de la autoescuela. Cuatro de los detenidos son de origen hindú y no saben hablar ni escribir en español. Se les acusan los delitos de falsedad documental, revelación de secretos y delito contra la administración del estado. En el operativo se ha realizado en la Jefatura Provincial de Tráfico.

Mientras se hacía un examen de tráfico los agentes han entrado en la sala y después de cachear a los sospechosos han encontrado los teléfonos móviles. Ha participado la Policía Nacional y la Guardia Civil.