Una sede electoral del Partido Popular ha sido rociada con pintura roja. Fueron dos jóvenes, por la noche, cuando ya estaba cerrada y no había nadie en el local de la calle Colón de Larreategui de Bilbao.

Pocas horas antes, en la calle Jon Arrospide de Deusto, lanzaban piedras contra la sede de Vox. Los impactos han causado la rotura de una docena de cristales. En ese momento estaban tres personas trabajando en los preparativos electorales.