Bodas en la 'nueva normalidad' tras el coronavirus

Publicidad

Nueva normalidad

Las bodas en la nueva normalidad

Miles de parejas han visto pospuestos sus planes de boda por el estado de alarma por coronavirus. En la nueva normalidad tras las fases de la desescalada se pueden celebrar bodas y ceremonias pero con condiciones.

España avanza en el plan de la desescalada hacia la nueva normalidad. Durante los meses de marzo, abril y mayo, miles de parejas han visto truncados sus planes de boda por el estado de alarma decretado a causa de la pandemia del coronavirus. Desde esta semana, desde el 8 de junio, que la mayoría de la población está ya en fase 2 o fase 3 de la desescalada por coronavirus ya está permitido celebrar bodas aunque con condiciones. Así serán las bodas en la nueva normalidad.

Las bodas de la nueva normalidad

Si miramos el real decreto que regula la nueva normalidad no queda claro cómo será casarse este verano, es previsible que se vayan regulando siguiendo los criterios de seguridad sanitaria para evitar contagios.

- Los aforos podrían seguir limitados en las bodas celebradas en espacios cerrados en la nueva normalidad, no tanto en celebraciones al aire libre.

- Las ceremonias -tanto en la iglesia como por lo civil- serán más breves para disminuir los riesgos.

- Se deberá guardar la distancia de seguridad entre los invitados también en las bodas celebradas en la nueva normalidad.

- Es aconsejable el uso de geles hidroalcohólicos y mascarillas.

Entre las dudas de las bodas en la nueva normalidad está si se desaconsejarán los buffets. Hay novios que se plantean incluso repartir los invitados entre ceremonia y banquete para reducir los riesgos en la nueva normalidad.

Hay que seleccionar a los invitados

En el camino a la nueva normalidad a partir de la fase 2 de la desescalada se permite la celebración de bodas pero la ceremonia tendrá que ser con un "número limitado de asistentes", 50 si tiene lugar en un interior o 100 si, por el contrario, es al exterior.

En la fase 3 de la desescalada hacia la nueva normalidad se pueden realizar bodas en cualquier tipo de instalaciones, siempre que no se supere el 75% del aforo. Si es al aire libre, el número máximo de asistentes se amplía hasta 150, mientras que si es en espacios cerrados se permite un máximo de 75 personas.

En todos los casos se deben respetar las medidas de seguridad decretadas por la crisis sanitaria del coronavirus. Es imprescindible guardar la distancia de dos metros, la higiene de manos y en lugares cerrados, es obligatorio el uso de mascarillas.

Récord en pérdidas en el sector

El negocio de las bodas ha sido junto a otros negocios uno de los que más se ha visto afectado tras el decreto del estado de alarma el pasado 14 de marzo. Se calcula que 17.000 enlaces han tenido que ser anulados, con las consecuentes pérdidas económicas que eso conlleva. La nueva normalidad es para ellos la gran esperanza de no dar por perdida la temporada.

Durante el confinamiento, durante casi tres meses, el Ministerio de Justicia impuso que la Administración solo atendiera servicios de urgencia cuando uno de los cónyuges estuviera en peligro de muerte.

Muchos de los enlaces previstos han sido reprogramados. Ahora, hay largas listas de espera, e incluso acuerdos entre parejas, para fijar día y hora y así poder cumplir con las condiciones sanitarias y de distanciamiento social impuesta por la pandemia de coronavirus.

Publicidad