Elecciones Cataluña 2021: ¿Cómo reparte los escaños del Parlament la Ley d'Hont?

Publicidad

Elecciones catalanas

Así funciona la Ley D'Hont aplicada a las elecciones catalanas 2021

Las elecciones de Cataluña del 14-F se vuelven a regir por el sistema electoral español y la Ley D'Hont, lo que implica que el 'coste' de los escaños varíe.

En todas las elecciones se empiezan a hacer cuentas sobre cuántos votos necesitaría cada partido para obtener representación parlamentaria y cuáles serían los posibles pactos en función de los resultados. En Cataluña, en las elecciones de mañana, 14 de febrero, se aplicará la Ley D'Hont para determinar al ganador.

La ley electoral se basa en un sistema de reparto de los escaños en proporción a los votos obtenidos por cada una de las candidaturas que se han presentado a las elecciones.

Así funciona la Ley D'Hont

La Ley D'Hont es un sistema electoral de cálculo proporcional, es decir, reparte el número de escaños en función de los votos obtenidos. Sin embargo, hace falta un mínimo de votos para que una candidatura entre en el reparto.

Según este sistema, en el caso de las autonómicas catalanas, cualquier partido que no obtenga un mínimo del 3% del total de los votos queda fuera del reparto. Por lo tanto, este sistema reparte escaños entre los partidos más votados y por eso se dice que favorece a la composición de mayorías.

Por ejemplo, si se presentan 5 partidos y entre ellos se tienen que repartir 7 escaños, lo primero que haríamos para saber cuántos escaños le corresponden a cada partido sería construir una tabla. En ella, para cada partido se dividiría el número de votos obtenidos entre el número de escaños a repartir. En esta tabla, colocaríamos el número de votos totales del partido A y lo dividiríamos hasta en 7 ocasiones. Al final, pondríamos el cociente obtenido al final de la tabla.

Se repetiría la misma operación con todos los partidos que se han presentado, en este caso, a las elecciones autonómicas de Cataluña 2021 (y hayan superado el umbral de representación) entre el número de escaños a repartir de manera sucesiva. De esta manera obtendríamos una tabla final parecida a la de la imagen.

Por último se colocarían los resultados en orden de mayor a menor. Quedando así configurado el reparto de los escaños al Parlamento de Cataluña. La ley electoral catalana recoge que si se produce un empate, el escaño se otorgará al partido con más votos. Esta ley, además, "ayuda" a que los partidos que ya tiene un escaño obtengan otro más con los escaños sobrantes de los partidos que no han conseguido superar el umbral del 3%.

Esta fórmula también define el número de escaños por cada provincia o circunscripción en el Parlament. A Barcelona le corresponden 85 diputados; a Tarragona, 18; a Girona, 17; y a Lleida 15.

En muchas ocasiones, algunos partidos políticos han pedido cambiar el sistema, ya que se trata de un sistema proporcional que favorece a las grandes mayorías y deja fuera a los partidos menos votados. El objetivo de esta ley era tener parlamentos poco fragmentados.

Publicidad