Delito de sedición

Pere Aragonès celebra una "derogación" del delito de sedición que permitirá avanzar hacia "el fin de la represión"

El presidente de la Generalitat insiste en que todavía quedan más pasos después de que el delito de sedición quede "eliminado" y "borrado"

Pere Aragonès, presidente de la Generalitat

Pere Aragonès, presidente de la Generalitat EFE

Publicidad

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonès, ha celebrado este viernes el anuncio del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de un proyecto de ley para reformar el delito de sedición y rebajar las penas. El jefe del Ejecutivo catalán asegura que la "derogación" del delito permite avanzar hacia "el fin de la represión" del independentismo. Supone un "paso adelante en el camino de la resolución del conflicto político" entre Cataluña y el Estado.

Así lo ha comentado en una comparecencia desde la Galería Gótica del Palau de la Generalitat. "Seguiremos utilizando toda la fuerza democrática para culminar el fin de la represión y hacer que la ciudadanía de Cataluña vuelva a votar sobre el futuro del país. Hoy damos un paso muy importante y nos tiene que llenar de energía colectiva para seguir avanzando", exclamaba Aragonès.

La presentación en el Congreso de una proposición de ley para reemplazar el delito de sedición por otro de 'desórdenes públicos agravados' tendrá lugar este viernes. Para el President ,es "un hecho del todo necesario que supone una mejora por el conjunto de personas represaliadas".

Harán falta más pasos

Pere Aragonès ha indicado que "seguimos comprometidos con el ejercicio del derecho a decir para resolver el conflicto político". Avisa que todavía harán falta más pasos después de que el delito de sedición quede "eliminado, borrado" del Código Penal.

Con la eliminación del delito es "más difícil perseguir injustamente y arbitrariamente al independentismo". El líder de ERC rechaza que nuevo delito de desórdenes públicos agravados pueda afectar a encausados independentistas.

Desde el Ejecutivo tienen la intención de que el delito que figure en el Código Penal sea "homologable al de otras democracias europeas", países como Alemania, Bélgica o Italia.

Publicidad