El expresidente de la Comunidad de Madrid y diputado autonómico de Ciudadanos, Angel Garrido, será el nuevo consejero de Transportes en el nuevo Gobierno regional de coalición, según han confirmado fuentes de la formación naranja.

Con ello se cumplen los pronósticos que situaban a Garrido como nuevo titular de la cartera de Transportes, opción que se había barajado durante los últimos días.

El líder de la formación naranja y futuro vicepresidente regional, Ignacio Aguado, indicó recientemente que Garrido era una persona que quería tener "muy cerca" por su experiencia de gestión, además de ser una persona "moderada y liberal".

Garrido dejó el PP para formar parte de Ciudadanos antes de las pasadas elecciones autonómicas y ya se ha convertido en una persona de la máxima confianza de Aguado y recientemente se incorporó a la Ejecutiva nacional de esta formación. Precisamente ambos acudirán a los actos en conmemoración de la festividad de la Virgen de la Paloma.

La previsión es que el nuevo Ejecutivo autonómico tome posesión el martes, un día después de que asuma su cargo la presidenta electa, Isabel Díaz Ayuso. Ayuso señaló que no iba a establecer "ningún veto" a los consejeros propuesto por Ciudadanos, preguntada precisamente por el caso de que la formación naranja propusiera como consejero a Garrido. En consecuencia, ambos coincidirán en las sesiones del Consejo de Gobierno en la nueva legislatura.

Entre sus proyectos está ampliar la línea 3 de Metro de Madrid que permitirá la nueva conexión de Madrid con la línea 12 (Metro Sur); así como la construcción del intercambiador de Conde de Casal para que conecte con la prolongación de la Línea 11 en Plaza Elíptica.

En campaña electoral, Ciudadanos se comprometió a impulsar la apertura de Metro durante 24 horas los fines de semana y mejorar las prestaciones del suburbano. Mientras, Ayuso destacó durante el debate de investidura que el nuevo Ejecutivo quiere establecer la gratuidad del transporte para todos los mayores de 65 años de la región. En campaña, dijo que la medida podría beneficiar a 1.126.000 madrileños.

El futuro consejero de Transportes estaba al frente de la Comunidad de Madrid cuando tuvo lugar el conflicto del taxi y la huelga de 16 días que llevó a cabo el sector para exigir una regulación antes de que terminara la anterior legislatura para la actividad VTC.

Entonces, Garrido apostó por una regulación consensuada que lograra la convivencia armónica de ambos sectores y rechazó plegarse a las exigencias de los taxistas, al entender que sus planteamientos como establecer un tiempo mínimo de precontratación (se llegó a plantear una hora) buscaba destruir a la VTC.

El expresidente regional aseguró en abril, cuando comunicó su marcha a Ciudadanos, que pasaba a la formación naranja "por convicción" al entender que era el partido que representaba "mejor los valores del centro político" pese a que en las filas populares tenía una posición "más cómoda", pues iba en las listas al Parlamento europeo.

Ángel Garrido no ve contradictorio formar parte del Gobierno en coalición con el PP

El futuro consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, Angel Garrido, ha avanzado que una de las primeras medidas que adoptará es realizar un análisis "a fondo" de la situación económica y financiera del suburbano y no ve contradicción en formar parte del Gobierno en coalición con el PP tras pasar a militar en Ciudadanos, pues considera que ahora hay que olvidarse de las siglas y concienciarse de que los integrantes del nuevo Ejecutivo van a trabajar para todos los madrileños.

Así lo ha indicado a los medios de comunicación tras acudir con el líder regional de Ciudadanos y futuro vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, a los actos de la festividad de la Virgen de la Paloma, tras trascender que su formación le ha elegido como nuevo titular de Transportes.

En este sentido, ha agradecido precisamente a Aguado el que le haya escogido como nuevo consejero para poder aplicar en esta parcela las iniciativas recogidas en el acuerdo de 155 medidas pactadas entre Ciudadanos y PP, un acuerdo que en su opinión es positivo para la Comunidad de Madrid. Garrido ha avanzado que una de sus primeras actuaciones será un análisis económico de la situación en Metro de Madrid para ver las posibilidades para que el suburbano continúe como referente de movilidad a nivel nacional e internacional. También ha apuntado que reivindicará ante el Gobierno central un "compromiso de puntualidad" para Renfe porque, a su juicio, "no puede ser" que los madrileños no sepan "cuándo va a llegar el Cercanías".

A ello se sumará la elaboración de un plan integral de movilidad para los próximos 10 años, concretamente en el periodo 2020-2030, que estará consensuado con todos los agentes implicados porque se debe aplicar una estrategia global de movilidad, acorde con el siglo XXI.

Entre sus proyectos está ampliar la línea 3 de Metro de Madrid que permitirá la nueva conexión de Madrid con la línea 12 (Metro Sur); así como la construcción del intercambiador de Conde de Casal para que conecte con la prolongación de la Línea 11 en Plaza Elíptica.

Preguntado sobre su designación y si podría implicar problemas con el PP, dado que militó en esa formación, Garrido ha dicho que cada grupo político tiene que designar, a través de su jefe de filas, a las personas que quieren que trabajen en el Gobierno regional y cree que los nuevos consejeros deben olvidarse de que pertenecen a PP o Ciudadanos porque serán un grupo de personas que trabajarán para el conjunto de la sociedad madrileña.

"Si nos metemos eso en la cabeza esto funcionará como debe. Hay que dejar de pensar en siglas y pensar en los madrileños", ha remachado el futuro consejero de Transportes para señalar que no se ha planteado la posibilidad de que Cs tuviera algún impedimento por parte de los populares para designar a los integrantes que le corresponden en el Ejecutivo autonómico de coalición.

Finalmente, Garrido ha subrayado que dejó de militar en el PP para irse a Ciudadanos, un partido de centro liberal en el que se "siente representado" y ahora va a trabajar en un Gobierno conjunto entre su formación y el PP. Preguntado sobre si veía contradictorio formar parte de un Ejecutivo en el que esté presente el PP, el expresidente regional ha respondido que no.