La recién nombrada alcaldesa de Alcorcón, Natalia de Andrés, ha asegurado que el anterior Gobierno municipal del PP ha dejado "únicamente 3 céntimos" para celebrar las fiestas patronales del municipio.

"Este es todo el dinero que los 'populares' ha dejado en la partida de festejos, y en todas las vinculadas a ella, para poder llevar a cabo las celebraciones grandes de septiembre", ha destacado preguntándose "qué ha pasado con esa partida" y que, de haber ganado las elecciones, "de dónde pensaba sacar el dinero el Partido Popular".

En este sentido, desde el Gobierno local creen que el presupuesto puede haber ido a parar a las fiestas de Santo Domingo San Dominguín, que eran la misma semana de los comicios, o a las de Semana Santa o las Navidades", aunque aún están estudiándolo.

Sin embargo, el antiguo ejecutivo popular del municipio asegura que "hay dinero de sobra para las fiestas" porque el Ayuntamiento tiene ahora "un superávit de 47 millones de euros" y niega que los pliegos de las fiestas estén sin hacer. "Buen ejemplo de ello es que está programado para los próximos días un concurso de casetas", afirma Roberto Marín, actual concejal del PP en el ayuntamiento de Madrid y concejal responsable de la gestión cultural en la pasada legislatura en Alcorcón.

Por su parte, la primera edil ha mostrado un documento realizado por la interventora general del Ayuntamiento en el que se dice que "a fecha de hoy consta en la Bolsa de Vinculación de Festejos un crédito disponible real de 0,03 euros", basándose en la contabilidad que maneja la Intervención y fechado a 18 de junio de 2019.

Además, ha detallado que, a pesar de que era algo que "debería estar avanzado", no había nada preparado, "ni un solo pliego" y que ha sido al ponerse a trabajar en ello cuando han comprobado que "no había dinero".

No obstante, ha recalcado que los técnicos municipales ya están buscando recursos de los que, según puntualiza, "por supuesto, podamos prescindir", garantizando que se dará con una solución a pesar de tener un presupuesto "muy mermado" y prorrogado los tres últimos años.

"Si alguno pensaba o quisiera que el primer año de un gobierno progresista no tuviéramos fiestas, que se desengañe, sí vamos a tener fiestas", ha indicado, confirmando que para organizar unas fiestas como las de septiembre harían falta una cifra cercana a los 600.000 euros.