Conflicto del Sáhara Occidental

Albares avala una nueva etapa con Marruecos "basada en el respeto mutuo y la ausencia de acciones unilaterales"

El ministro de Exteriores ratifica las palabras de Sánchez sobre el plan de Marruecos para la autonomía del Sáhara Occidental: "Es el inicio de una nueva etapa".

Publicidad

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, se ha pronunciado sobre la posición del Gobierno español en el conflicto del Sáhara Occidental. En una conferencia, Albares ha destacado que el acuerdo bilateral entre Marruecos y España refleja "el inicio de una nueva etapa en la relación de estos países basada en el respeto mutuo, el cumplimiento de los acuerdos, la ausencia de acciones unilaterales y la transparencia y comunicación permanente".

Esta nueva etapa se desarrollará "en una hoja de ruta clara y ambiciosa" con el fin de "garantizar la estabilidad, la soberanía y la prosperidad" de ambos países. En este sentido, ha destacado que "España reconoce los esfuerzos serios y creíbles de Marruecos para encontrar una solución", en el marco de la ONU, a la problemática en la región del norte de África.

Albares respalda las relaciones bilaterales entre ambos países

El político también ha querido reconocer que "con más de 16.000 millones de euros de intercambios, Marruecos es el tercer socio comercial de España fuera de la Unión Europea", destacando que en el último año las exportaciones han crecido un 29%.

Sobre Argelia, país que ha mantenido disputas con Marruecos por el Sáhara Occidental, ha destacado que es "un socio muy fiable" que conserva una "asociación estratégica" con el territorio español "que está llamada a perdurar en el tiempo".

Viaje a Rabat

Sus palabras llegan horas después de que Rabat haya emitido un comunicado en el que dejaba claro que Pedro Sánchez apoyaba el plan marroquí para la autonomía del Sáhara Occidental. En un comunicado, la Casa Real de Marruecos ha señalado que: "España considera la iniciativa de autonomía marroquí, presentada en 2007, como la base más seria, realista y creíble para resolver este diferendo".

El ministro de Exteriores viajará a la capital antes del 2 de abril y después lo hará Sánchez, en un intento por confirmar que ambos países dan por superada la crisis diplomática.

Publicidad