Publicidad

Elecciones Cataluña

El aumento de la tensión entre ERC y JxCat abre la puerta a la celebración de nuevas elecciones en Cataluña

ERC se reúne con En Comú Podem para lograr el apoyo de sus 8 diputados y evitar la repetición de las elecciones al Parlament.

Los reproches públicos entre ERC y JxCat se han intensificado en las últimas horas, después de que el sábado el candidato republicano, Pere Aragonès, dijera que quiere gobernar en solitario con el apoyo externo de sus socios actuales, lo que podría abocar a la celebración de nuevas elecciones al Parlamento de Cataluña de 2021 y lo que ha propiciado la entrada en escena de los comunes en la negociación.

Una tensión que se ha recrudecido este lunes, cuando la portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha puesto de manifiesto que en su partido se sienten "estafados" por JxCat. Mientras, el secretario general de JxCat, Jordi Sànchez, ha calificado de "inaudita" la ruptura de Aragonès y ha pedido a ERC "reconducir" la negociación. Y esta tensión se ha trasladado a las calles de Barcelona, donde varios partidarios de Carles Puigdemont se han concentrado para reclamar un acuerdo a ERC.

De hecho, los ocho diputados de En Comú Podem han cobrado protagonismo en las últimas horas porque JxCat los ha situado en la ecuación que puede evitar una repetición de las elecciones en Cataluña, al condicionar la cesión de los votos necesarios para investir al candidato de ERC a que éste se asegure antes los votos de la CUP -ya pactados- y de los comunes, indicó Efe.

El sábado, tras 83 días de negociación infructuosa y un debate de investidura fallido, Aragonès dio un golpe sobre la mesa y apostó por gobernar en solitario, ya que considera que ahora no se dan las bases para garantizar un Govern "fuerte y cohesionado" con Junts per Catalunya.

ERC explora el apoyo de En Comú Podem

Precisamente, los equipos negociadores de ERC y En Comú se han reunido esta tarde para abordar el posible apoyo de los 'Comunes' a una investidura de Aragonpes. Según fuentes de ERC consultadas por EFE, el encuentro ha ido bien y han hablado sobre medidas relacionadas con la salud, el cambio climático, el feminismo o la reactivación económica, además del proceso independentista en Cataluña.

Sobre esta última consigna, las dos formaciones comparten su apuesta por el diálogo con Moncloa, aunque En Comú descarta cualquier acción que se sitúe fuera de la ley. Y según los 'Comunes', de momento hay buena sintonía, pero advierten: su línea roja es que Junts no "condicione" la legislatura a cambio de sus votos.

26 de mayo, fecha límite

Pero a pesar del desacuerdo con JxCat, el candidato de ERC pidió a sus actuales socios que faciliten su investidura, tal y como habían prometido si no se llega a un acuerdo antes del límite del 26 de mayo.

Esta propuesta llegó apenas 24 horas después de que el dirigente de JxCat, Jordi Sànchez, asegurara que el acuerdo era inminente y pilló por sorpresa al partido de Carles Puigdemont; de hecho, el expresident avisó de que su formación no se dejará "pisotear".

4 votos prometidos

JxCat ha prometido cuatro votos favorables a la investidura de Aragonès si antes ERC consigue cerrar un pacto con la CUP y los comunes.

La vicepresidenta y portavoz de JxCat, Elsa Artadi, ha puntualizado en RAC1 que el apoyo de su formación en ningún caso será "gratis" y que deberá ir ligado a un acuerdo que posteriormente deberán refrendar las bases del partido.

Publicidad